EL DON DE FE

Texto Principal: 1 Corintios 12:9

Introducción: El grupo de los dones de poder los conforman el don de fe, el don de hacer milagros, y los dones de sanidades. A través de estos dones, Dios libera Su poder en nosotros para suplir nuestras necesidades y a la vez para que Su poder fluya desde nosotros hacia las personas necesitadas de un milagro. El don de fe es el mayor de los tres dones de poder.

  1. COMO OBRA LA FE

(Hebreos 11:1) “Es, pues, la fe, la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. Esta Escritura no es una definición de la fe, sino una descripción de cómo obra la fe. La fe es una firme convicción de cosas que no se ven. La palabra griega que se traduce certeza (jupóstasis) se refiere a sostenerse, permanecer, pararse firme debajo de un soporte. Esta expresión se usaba en el sentido técnico de una escritura de propiedad. La idea básica es situarse debajo del derecho a la propiedad para apoyar su validez.

Hay Diferentes Clases De Fe:

  1. La Fe para salvación. La fe por medio de la cual somos salvos es un don de Dios (Efesios 2:8). 
  2. La fe que todo creyente en Cristo posee. Esta clase de fe la recibimos a través por la Palabra de Dios. (Romanos 10:17) «Así que la fe es por el oír, y el oír por la palabra de Dios».
  • Muchos de nosotros hemos recibido como respuesta a la oración de fe sanidades, provisión material y protección porque oramos basados en la Palabra de Dios; pero eso no es lo mismo que el don de fe especial en operación.
  1. EL DON DE FE

El don de fe o fe especial es una manifestación sobrenatural del Espíritu Santo, que nos imparte para un tiempo y propósito específicos. Es un don de poder para realizar cierta tarea en cualquier situación en la que nos encontremos en ese momento en particular.

  1. El don de fe representa una forma única de fe que va más allá de la fe para salvación. Consiste en una convicción interna, certeza sobrenatural que no alberga la más mínima duda en torno al asunto de que se trate.
  2. El Espíritu Santo reparte el don de fe como Él quiere. (1 Corintios 12:9) “A otro fe por el mismo Espíritu …”; (1 Corintios 12:11) “Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere”.
  3. El don de fe se distingue de las otras clases de fe porque con él le creemos a Dios para un milagro, aun en contra de todas las imposibilidades.
  1. OPERACIÓN DEL DON DE FE

Con el don de fe el Espíritu Santo nos da la intrepidez, la osadía para hablar y actuar ante las circunstancias adversas de la vida, con la convicción de que lo declarado o deseado por nosotros, o dicho por Dios, sucederá.

  1. El don de fe para bendecir a nuestras descendencia. Con la operación del don de fe los patriarcas bendijeron a su linaje. Ellos impusieron las manos sobre sus hijos y declararon bendiciones sobre ellos. Isaac bendijo a Jacob (Génesis 27:27-29); Jacob bendijo a José (Génesis 48:15-16); ellos creyeron que sus declaraciones se cumplirían. Esto era el don de fe en operación.
  2. El don de fe para salir ileso de los peligros. Dios le dio a Daniel el don de fe cuando estaba en el foso de los leones (Daniel 6:16-23).
  3. El don de fe para la provisión. En el profeta Elías recibió el don de fe para su provisión. Había hambre en la tierra de Israel por causa de la sequía. (1 Reyes 17:2-6) “Y vino a él palabra de Jehová, diciendo: Apártate de aquí, y vuélvete al oriente, y escóndete en el arroyo de Querit, que está frente al Jordán. Beberás del arroyo; y yo he mandado a los cuervos que te den allí de comer. Y él fue e hizo conforme a la palabra de Jehová; pues se fue y vivió junto al arroyo de Querit, que está frente al Jordán. Y los cuervos le traían pan y carne por la mañana, y pan y carne por la tarde; y bebía del arroyo”.
  4. El don de fe opera para recuperar lo perdido. Dios le dio a Eliseo el don de fe especial para recuperar el hacha prestada. (2 Reyes 6:5-7) “Y aconteció que mientras derribaban un árbol, se le cayó el hacha en el agua; y gritó diciendo: ¡Ah, señor mío, era prestada! El varón de Dios preguntó: ¿Dónde cayó? Y él le mostró el lugar. Entonces cortó él un palo, y lo echó allí; e hizo flotar el hierro. Y dijo: Tómalo. Y él extendió la mano, y lo tomo”.
  5. El don de fe para resucitar a los muertos. En la resurrección de los muertos se necesita el don fe sobrenatural para llamar de vuelta al espíritu de la persona cuando ha salido del cuerpo. El apóstol Pedro recibió el don de fe especial para resucitar a Dorcas. (Hechos 9:39-41) Levantándose entonces Pedro, fue con ellos; y cuando llegó, le llevaron a la sala, donde le rodearon todas las viudas, llorando y mostrando las túnicas y los vestidos que Dorcas hacia cuando estaba con ellas. Entonces, sacando a todos, Pedro se puso de rodillas y oró; y volviéndose al cuerpo, dijo: Tabita, levántate. Y ella abrió los ojos, y al ver a Pedro, se incorporó. Y él dándole la mano, la levantó; entonces, llamando a los santos y a las viudas, la presentó viva”.

Conclusión: Todos los cristianos tenemos un nivel de fe para apropiarnos de las bendiciones que el Señor nos ha dado escritas en la Biblia; este nivel de fe está de acuerdo con el conocimiento por revelación que tenemos de las Sagradas Escrituras. Pero este nivel de fe es diferente a la manifestación sobrenatural del don de la fe especial.

Comparte en redes sociales
bodrum eskort - eskişehir eskort - eskort mersin - mersin eskort - mersin eskort bayan