Cuando Dios creo al hombre y a la mujer, les dio una sola restricción para medir la fe y la confianza que tenían en Su ideal, Su sueño, hacia ellos; Él les dijo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás. Gen. 2:16-17.

Apóstol Enrique Torra . Febrero 17 /2019 Principios para una Vida Triunfante

Se esperaba que ellos tuvieran confianza en lo que Dios dijo y eso es todo lo que Él espera de usted y de mí.

Si Adán y Eva confiaban en la integridad de Dios, vivirían y prosperarían con Él para siempre. Pero si abusaban de Su confianza y desobedecían Su Palabra, el proceso de deterioro comenzaría y morirían.

La falta de confianza de ellos en la integridad de lo que Dios dijo fue llamado más tarde pecado.

La regla sencilla que Dios estableció fue: “La persona que pecare, esa morirá” Ezequiel. 18:4 y 20 Más tarde la repitió de otra manera: La paga del pecado es muerte. Rom. 6:23.

Nuestros primeros padres pecaron. Ahora nos toca a nosotros creer en la integridad de la Palabra del Padre y caminar sobre ella en obediencia. Esta es la clave para vivir la vida próspera y abundante.Dios le dijo a Josué: “Solamente esfuérzate y sé muy valiente, cuidando de obrar conforme a toda la Ley que mi siervo Moisés te mando; no te apartes de ella ni a derecha ni a izquierda, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. Nunca se apartará de tu boca este libro de la Ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que está escrito en él, porque entonces harás prosperar tu camino y todo te saldrá bien”. Josué 1:7-8. Crea y obedezca la Palabra del Padre y todo irá bien. Y en el Libro de Deuteronomio el Señor nos dice que sus bendiciones se manifestarán en sus hijos como respuesta a la obediencia a Su Palabra. Obedecer es actuar conforme a la palabra recibida, a la vez, eso es lo que la Biblia llama fe en acción. “Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová, tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová, tu Dios, te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. Y vendrán sobre ti y te alcanzarán todas estas bendiciones, si escuchas la voz de Jehová, tu Dios” Deuteronomio 28:1-2.

Comparte en redes sociales