VIDA TRIUNFANTE

“Jehová, Señor nuestro, cuán grande es tu nombre en toda la tierra. Has puesto tu gloria sobre los cielos. De la boca de los niños y de los que maman, fundaste la fortaleza a causa de tus enemigos, para hacer callar al enemigo y al vengativo. Cuando veo tus cielos obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú formaste, digo ¿Qué es el hombre para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre para que lo visites?

Por Pastor Enrique Torra

Lo has hecho poco menor que los ángeles (ELOHIM) y lo coronaste de gloria y de honra. Lo hiciste señorear sobre las obras de tus manos; todo lo pusiste bajo sus pies” (Salmo 8:1-6).

Usted es lo mejor de Dios. Este es un principio muy fácil de aprender y es, a la vez, tan poderoso que comenzará a obrar el milagro que necesite en su vida mientras esté enfocado en él. Mirará a lo que antes era una imposibilidad y dirá: “Ahora sé que hacer, que decir y cómo actuar en cualquier ocasión para triunfar”.
El destino está ahora actuando en usted. Usted es la persona que Dios escogió para mostrarle Su voluntad y decirle: “Yo te amo. Lo mejor de mi creación fue hacerte a ti. Yo pagué un precio por ti y tú vales todo lo que yo pagué. He destinado para ti lo mejor que tengo”.

Sea como Tomás Edison. Alguien le preguntó como había hecho para dar tantas invenciones al mundo y él contestó: “porque jamás pienso en palabras, sino que mis pensamientos forman imágenes”. Así que deje que su mente se remonte por las alturas.

Dios no hizo nada inferior. El lo hace todo de primera clase. El lo creó en forma exclusiva. Usted es excepcional, único en su clase. Antes que naciera, ya usted existía en la mente de Dios. El sabía que el mundo le iba a necesitar en estos momentos. El lo planeó con un propósito especial que nadie más podrá cumplir, porque usted está aquí para hacer lo que nadie más en la tierra puede hacer. Usted es un ser creado a imagen de Dios, para ser igual que El, para manifestarlo a El en forma humana; fue hecho para la vida, el amor, el poder, la prosperidad, el éxito y la dignidad. ¡Con Dios todo es posible!

Comparte en redes sociales