Para ver la realización de nuestras metas, no basta con tener fe. Para que la fe produzca los resultados que esperamos, debemos ponerla en acción. La Biblia dice: “sed hacedores de la palabra y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. Si alguno es oidor dela palabra pero no hacedor de ella, es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural; él se considera así mismo y se va, y pronto olvida como era. Pero el que mira atentamente a la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace” (Santiago 1:22-25). La fe sin las obras que corresponden, esta muerta.

La acción es prueba de que usted cree lo que dice, es lo que trae emoción a la vida. La acción lo libera de la inactividad que produce la ociosidad, lo saca del banquillo de la pereza, detiene la senilidad y suprime el cinismo. La acción lo saca de las gradas de los espectadores; le da vigor, energías y vitalidad.

La acción es el camino excitante de la realización, la clave del éxito, la entrada a la excelencia y semilla de logros.

La acción transforma sus sueños en realidades, mejora la calidad de sus normas de vida, pone dinero en su bolsillo y pone un auto nuevo en su garaje. La acción lo lanza para ponerlo por delante del resto de la gente, le da respeto y prestigio, aumenta su autoestima, le hace feliz y cura la soledad, el aburrimiento y la mediocridad. 

La acción depende de la confianza y del conocimiento; la confianza en usted mismo, en sus ideas, en otras personas y en Dios. La acción transforma el conocimiento y la confianza en fuerza y logros y le encamina por la vida.

Reconozca que lo mejor de la vida es abundante y está disponible para usted cuando ponga en acción el nuevo conocimiento que ha adquirido acerca de sí mismo y acerca de Dios. 

La fe auténtica siempre se comprueba con acciones decisivas. El proceso para obtener fe verdadera, es: Conocer, Analizar, Escoger, decidir y el clímax de esa fe es: Actuar; actuar porque usted sabe que obtendrá lo que es suyo. 

El mayor de todos los secretos para nuestro éxito personal radica en la acción, Actuamos porque tenemos fe.

Comparte en redes sociales