Nuestro Padre Dios nos prometió que cuando abrimos el corazón y aceptamos al Señor Jesucristo como nuestro Señor y Salvador por la fe, recibimos también la Nueva Creación convirtiéndonos en sus hijos legítimos, y portadores de Su naturaleza. Todo esto viene por la fe.

Apóstol Enrique Torra – Principios para una vida triunfante – Abril/28/2019

Ahora que usted es un creyente en el Señor, aprópiese de estas realidades y declare:

El Dios Todopoderoso está en mi vida, El mora en mí tal como lo planeó originalmente cuando me creó.

Creo que soy salvo. Dios y yo somos uno, por lo que Cristo hizo en mi lugar cuando murió en la Cruz del Calvario.

El Señor Jesucristo pagó el precio completo de mis deudas, mis transgresiones, ya no queda más que yo tenga que pagar.

Creo que tengo salvación, aquí, ahora y para siempre, por las Buenas Nuevas de lo que Tú llevaste a cabo cuando moriste en mi lugar.

Ahora estoy restaurado ante Dios mi Padre, por medio de mi Salvador Jesucristo.

Creo que toda la abundancia que mi Padre Dios creó en esta tierra es para mi bendición.

Yo se que mi Dios suplirá todo lo que yo necesite y me guiará a obtener toda esa abundancia.

El Señor Jesucristo es mi Médico por excelencia, por eso soy sano.

El me conoce perfectamente y vive en mí. Su vida maravillosa es ahora mi fuente de sanidad permanente. De ahora en adelante no viviré en la soledad, porque Jesucristo es mi amigo y mi residente.

Cuando Cristo murió en la cruz, mis pecados recibieron su castigo. No podrán ser castigados de nuevo.

Mi deuda ya fue pagada. Ninguna deuda debe jamás pagarse dos veces. Soy salvo, aquí y ahora.

Tengo fe, creo y quedo libre. Gracias Padre en el nombre de Jesús. Amén.

Comparte en redes sociales