VIDA TRIUNFANTE

Las riquezas y la gloria proceden de Dios. Todos los que han decidido creerle a Dios y andar en sus caminos, no solo han sido bendecidos con paz, perdón y salud, sino que a demás Dios les ha entregado toda clase de bienes materiales. 

Principios para una Vida Triunfante / Ap. Enrique Torra

Abraham es el padre de la fe, y la Biblia dice en Génesis 13:2 que Abraham era riquísimo en ganado, plata y en oro.

Por la fe en el Señor Jesucristo, nosotros somos hijos de Abraham, por lo tanto la bendición de Abraham es nuestra Gálatas 3:29.

La biblia dice que la bendición del Señor es la que enriquece y no añade tristeza con ella. Proverbios 10:22 La persona que tiene a Dios es feliz. La Biblia dice que bienes y riquezas hay en su casa. 

Hermano, si usted cree en el Señor, será prosperado en todas las cosas que emprenda y tendrá salud, su vida espiritual estará en constante crecimiento. 

Jesucristo vino y nos enseño que todas las riquezas, la felicidad, la paz y la vida abundante de Dios son para todos los  que creen en El. Cristo dijo: Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia Juan 10:10.

Los apóstoles alentaron a los seguidores de Cristo a que esperaran y reclamaran lo mejor de la vida. La Biblia dice en 3 de Juan versículo 2: “Amado, yo deseo que seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”.

¿Por qué es que la persona corriente tiene el concepto de que Dios es escaso y limitado? ¿De donde viene ese concepto? 

Ese concepto es el resultado de la mentalidad religiosa. Dios no es escaso ni tacaño. Por el contrario, El es afluente y muy generoso. No solo nos ha dado todas las cosas materiales que necesitamos para vivir bien; sino que nos entregó a Su Único Hijo Jesucristo para redimirnos de las maldiciones y salvarnos eternamente.

Ahora por la fe usted puede disfrutar de lo mejor de la vida, recuerde que es la voluntad de Dios que usted viva en bendición, que sea libre de todas las maldiciones que atormentan su vida física, espiritual, familiar y económica. RECUERDE: DIOS ES BUENO Y GENEROSO

Comparte en redes sociales