VIDA TRIUNFANTE

Dios no lo creó a usted para el sufrimiento, la pobreza ni la muerte. Su destino es la realización y la vida buena y triunfante. 

Principios para una Vida Triunfante / Ap. Enrique Torra

La única manera de permanecer en la pobreza es no estando consciente de las riquezas de Dios en usted. Filipenses 4:19 dice: “Dios suplirá todo lo que os haga falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.” 

Proverbios 10:22 dice: “La bendición del Señor es la que os enriquece”. La bendición es la fuerza de atracción de las cosas buenas que Dios nos ha dado y que opera en nosotros. 

La Biblia manifiesta abundantemente la bondad, la generosidad y la abundancia de Dios y evidencia que las riquezas de este planeta fueron puestas aquí para quienes creen en El. 

Tenemos algo del cielo aquí en la tierra. En el cielo habrá calles de oro. Dios también creó oro aquí en la tierra para nosotros. En el cielo hay gemas y piedras preciosas de precio incalculable. Dios también creó abundancia de ellas aquí en la tierra para nosotros. En el cielo hay árboles que producen frutos. Dios también los creó aquí en la tierra para nosotros. 

¿Por qué, entonces, existe la idea religiosa de que las riquezas son malas y la pobreza es santa? Los pensamientos de Dios acerca de nosotros, son pensamientos de paz y no de mal Jeremías 29:11 Dios es íntegro, bueno, generoso y Omnipotente. El quiere obrar en y a través de nosotros.

Comparte en redes sociales