El Señor Jesucristo hizo esta declaración acerca de nosotros los creyentes en Su oración, en ella, afirma que nosotros somos uno con el Padre y con el Hijo.

Principios para una Vida Triunfante / Diciembre 1 Ap. Enrique Torra

Para que todos sean uno; como tú, Padre, en mí y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste. Yo les he dado la gloria que me diste, para que ellos sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado como también a mí me has amado”. San Juan 17:21-24 Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo están trabajando activamente en nosotros desde el día que aceptamos al Señor Jesucristo como nuestro Salvador Personal.

Puesto que Dios esta activo obrando en usted y que usted escogió y decidió obtener la vida triunfante, los problemas y los obstáculos serán la materia prima que le ayudarán a subir hasta la cumbre.

Usted y Dios pueden resolver cualquier cosa. Mayor es El que está en usted, que el que está en el mundo. 1 Juan 4:4

  1. Resuelva sus propios problemas y resolverá los problemas de otras personas.
  2. Eleve su propio estilo de vida y elevará a otras personas.
  3. Ámese a sí mismo y amará a otras personas. 
  4. Crea en el valor que tiene y creerá en el valor que tienen otras personas.

Cuando esté consciente del poder y de la obra maestra de Dios en usted, logrará obtener cosas realmente grandes en la vida. Producirá mucho fruto que glorificará a Dios y le traerá lo mejor de Dios para usted y para la demás gente.

Un pedazo de acero común y corriente no puede atraer ni siquiera una pluma. Pero cuando ese acero es magnetizado, puede atraer y levantar diez veces su propio peso.

La gente negativa no puede levantar a la gente negativa. La gente caída no puede levantar a la gente caída. Solo la gente que está arriba puede levantar a la gente que esta abajo. Solo la gente fuerte puede ayudar al débil.

Su fortaleza proviene de Dios, usted es el recipiente de la Omnipotencia de Dios; ahora puede decir como el apóstol Pablo: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Filipenses 4:13

Comparte en redes sociales