El Señor Jesucristo dijo: “Les aseguro que el que cree en mí hará también las obras que yo hago; y harás otras todavía más grandes, porque yo voy a donde está el Padre” Juan 14:12.

Apóstol Enrique Torra – Principios para una vida triunfante – Septiembre 8 /2019

Esta es una realidad, primero porque el Señor Jesucristo lo dice, y en segundo lugar porque Él ha venido a vivir en nosotros con todo Su poder. La Biblia dice que el Espíritu del Señor Jesucristo mora en nuestros corazones. “Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de Su Hijo, el cual clama ¡Abba, Padre!” Gálatas 4:6.

Usted es un creyente, es el templo, la morada de Dios. Deje al Señor Jesucristo permanecer y vivir en usted. Todo lo que Cristo es, ¡lo es usted!

Si el Señor Jesucristo vive y actúa en usted, las obras que Él hizo hace dos mil años cuanto estuvo aquí en la tierra, las hará a través suyo hoy. Sencillamente porque Él no ha cambiado, recuerde que “Jesucristo es el mismo, ayer, hoy y por los siglos” Hebreos 13:8.

Toda persona a quien Jesucristo tocó fue mejorada, fue más rica, tuvo más salud y mayores éxitos. Tocó a los leprosos y quedaron limpios Marcos 1:40-41; tocó los ojos de los ciegos y recobraron la vista Mateo 9:29; tocó a la gente paralítica y coja y caminaron Marcos 6:55-56; tocó a la gente cansada y desmoralizada y recibieron vida nueva Mateo 14:36; tocó a la gente con fiebre y volvieron a la normalidad Mateo 8:15; tocó a la gente con temor y volvieron a tener confianza Mateo 17:7; tocó a la gente sordomuda y pudieron oír y hablar Marcos 7:33; tocó a la gente herida y fueron sanados instantáneamente Lucas 22:51.

Estas son las cosas que Dios anhela hacer por y en usted, así que, atrévase a hacer las obras de Cristo. Busque a un enfermo y sánelo, a un desmoralizado y anímelo con la Palabra de fe, a un necesitado y comparta con él las abundantes bendiciones de Dios. Es Cristo haciendo las obras a través suyo.

Desee las cosas buenas de la vida, lo mejor que Dios tiene, y le aseguro que lo obtendrá. El deseo que usted tiene es Él anhelando en usted. Usted y Dios están conectados, así que: Comience a actuar para obtener la vida abundante y victoriosa.

Comparte en redes sociales