Isaías 41: 10 No tengas miedo, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios.

Te daré fuerzas y te ayudaré; te sostendré con mi mano derecha victoriosa.

Señor Jesús: nunca llegaré a conocer el precio que pagaste en la cruz para que yo pudiera vivir una vida victoriosa.

Tú sufriste voluntariamente al ser clavado en la cruz, y la dolorosa experiencia de ser separado de tu Padre Celestial y todo lo hiciste por mí.

Así que cuando me sienta desbordada por el sufrimiento y por los problemas que aparecen en mi vida, recuérdame que tú eres mi Dios, mi Libertador, mi Salvador y mi razón de vivir.

Señor fortaléceme y ayúdame a entender que contigo soy más que vencedor porque tú avanzas conmigo.

“¡Sé fuerte y valiente! No tengas miedo ni te desanimes, porque el Señor tu Dios está contigo dondequiera que vayas”». Josué 1:9

Abre mis ojos para que pueda ver tu magnificencia en lugar de mis temores, permíteme encontrar en tu presencia descanso para mi alma fatigada, abre un camino donde parece no haberlo, Gracias porque no estoy sola, siempre estás conmigo y obras a favor.

Te alabo y adoro Padre Celestial porque puedo lograr la victoria en cada área de mi vida.

En tu Nombre. Amén

Comparte en redes sociales