Texto Principal: Isaías 58:12; Mateo 7:24-28; 1 Cor. 10:4; Gálatas 5:22-23; Santiago 4:17.

Introducción: La familia poderosa y bendecida es la que está edificada sobre la Roca –es Cristo-, y la Palabra de Dios.

LOS VERDADEROS VALORES ESPIRITUALES.
La ausencia de los principios y valores espirituales y morales en la familia, hace que los hijos vivan sin normas, caigan en la violencia y en conductas adictivas. Los valores Morales y espirituales perfeccionan a las personas llevándolos a vivir en armonía, haciéndose mas humanos y con mayor calidad de vida.

  1. LA HONESTIDAD: Este es uno de los valores que más se han perdido en nuestra sociedad, por lo que nosotros como hijos de Dios, no sólo debemos enseñarlo a nuestros hijos, sino que debemos practicarlo para que nuestros hijos lo vean como un ejemplo de vida. Este valor espiritual hará en nuestros hijos personas honradas, honorables, autenticas, íntegras, transparentes y sinceras.
    a. La deshonestidad, hace a las personas, mentirosas, manipuladoras, astutas y tramposas;
    b. “Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada y cubierto su pecado” Salmos 32:1.
  2. LA TOLERANCIA: Este valor es un fruto del Espíritu Santo “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, Mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.” Gálatas 5:22-23.
    a. Quien posee este valor, es respetuoso, paciente, comprensivo, amable, amistoso, compasivo y sereno.
    b. Pero el que carece de ese valor, es intolerante, irrespetuoso, intransigente, autoritario, arrogante, egoísta, agresivo, violento, desconsiderados e insensible.
  3. LA LIBERTAD: La palabra de Dios nos lleva a caminar en libertad más no en esclavitud. “Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.” Juan 8:31-32.
    a. Este valor nos hace ser, independientes, autónomos, responsables, dignos, valientes francos espontáneos.
    b. Lo contrario es la esclavitud, la cual hace a las personas cobardes, inservibles, conformistas, cortos de espíritu, e inseguros.
  4. SOLIDARIDAD. Este valor nos hace sentir buenos, leales, generosos, compasivos y fraternales.
    a. La solidaridad nos hace entender que la razón de existir no es exigir si no dar, el ejemplo lo tenemos en el Señor que no vino a ser servido si no a servir, y que se dio a sí mismo en sacrificio vivo por la humanidad. Juan 3:16.
    b. La falta de solidaridad, nos hace negligentes, egoístas, codiciosos, mezquinos, indiferentes y apáticos.”
  5. LA BONDAD. Es un fruto del Espíritu Santo.
    a. El amor enriquece a la persona, haciéndola amable, accesible, compasiva, generosa, fuerte en sus convicciones.
    b. Lo contrario representa una personalidad de maldad, presentándose insensibilidad, desconfianza, rencor crueldad hasta llegar a poseer conductas criminales.
  6. EL AMOR. 1 Corintios 13:1-7. Dios se ha manifestado a través del amor, el Señor fue a la cruz por amor, Dios es amor. Todo lo que hacemos bajo este fruto da los mejores resultados.
    a. El amor une y edifica.
    b. El odio separa, y destruye.
  7. LA JUSTICIA. La justicia implica rectitud, integridad y ajustarse siempre a la verdad.
    a. La Biblia relaciona la justicia con la prosperidad. “El justo florecerá como la palmera; Crecerá como cedro en el Líbano. Plantados en la casa de Jehová, En los atrios de nuestro Dios florecerán. Aun en la vejez fructificarán; Estarán vigorosos y verdes…” Salmo 92:12-15.
    b. La injusticia nos lleva a ser insensibles, arbitrarios, desconsiderados y falta de humanidad.

Conclusión: Los valores y principios espirituales se enseñan y practican en el hogar, y los padres debemos cumplir con esta tarea. En la medida que los hijos son instruidos en la Palabra de Dios, haremos de ellos los hombres y mujeres bendecidos, exitosos y poderosos en la tierra. Salmo 112:1-3.

10 febrero, 2019

El hombre prudente edifica su casa sobre la roca.

Texto Principal: Isaías 58:12; Mateo 7:24-28; […]