La bendición es la manifestación del poder de Dios y el cumplimiento de lo que la Palabra de Dios ha determinado para nuestras vidas como resultado a la obediencia a ella, en Deuteronomio 28:1-2 dice: “Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios.”

Iglesia Cristiana PAI – Ministerio de Jóvenes – Devocional Julio 16 /2019

La bendición que recibimos esta dentro de lo espiritual, lo físico, familiar y económico. Es la fuerza de Dios en nosotros para que prosperemos en todas las áreas de nuestra vida y en todas las cosas.

La maldición es la fuerza opositora a la bendición, y trae a nuestras vidas aflicción, dolor, padecimiento y no nos permite avanzar; pero hay una gran noticia Cristo venció la maldición por nosotros en la cruz del calvario y triunfó por nosotros para que viviéramos en bendición, Gálatas 3:13 dice: Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero, para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu.” 

La bendición es para quien persevera en la FE; no se doblega y no se detiene ante las adversidades de la vida o ante las palabras contrarias a lo que declara o espera recibir. Debemos ser consientes que la bendición está en nosotros y todo lo que hacemos es prosperado y ninguna maldición puede tocarnos. En el libro de Números capítulo 23 nos habla que Balac rey de Moab, enemigo del pueblo de Israel, quien quiso maldecir al pueblo y contrató al profeta Balaam para hacerlo, pero éste cada vez que profería palabra sobre el pueblo de Israel, estas eran de bendición y no de maldición, y cuando se le reclamo él dijo en el versículo 8: “Pero ¿cómo puedo maldecir a quienes Dios no ha maldecido? ¿Cómo puedo condenar a quienes el Señor no ha condenado?”

Así que Dios declaró bendición sobre nosotros y nada puede revocar esa bendición en nuestra vida. Por eso con seguridad podemos declarar hoy SOY BENDECIDO.

Comparte en redes sociales