SIN FE ES IMPOSIBLE AGRADAR A DIOS

Texto Principal: Hebreos 11:1-6; Juan 20:19-29

Predicación Pastor Enrique Torra 19 Julio/ 2020

Introducción: La razón por que es tan difícil tener fe es porque el conocimiento sensorial nos ha sacado ventaja en nuestra formación cristiana. El conocimiento sensorial a través del contacto físico con el mundo. Aprendimos a confiar de manera absoluta en nuestros ojos, en nuestros oídos, en el sentido del tacto, el olfato y en el sentido del gusto, que las cosas espirituales nos son difíciles de entender. Es mas fácil creer en las cosas que vemos, en las que percibimos a través de los sentidos, que en las que no vemos.

I. LA FE DE LOS SENTIDOS 

Los doce discípulos del Señor Jesucristo que estuvieron con él durante los tres años de ministerio aquí en la tierra, dependieron de la fe de los sentidos, no de la fe del corazón (espíritu). Después de la resurrección del Señor Jesucristo, ellos aún no creían con el espíritu, cuando ellos oyeron las buenas nuevas acerca de la resurrección del Señor, no lo creyeron (Marcos 16:11-13). Esa era también la clase de fe que tenían las personas que siguieron al Señor Jesucristo durante su ministerio aquí en la tierra. La Biblia dice: “Estando en Jerusalén en la fiesta de la pascua, muchos creyeron en su nombre, viendo las señales que hacia” (Juan 2:23).

  1. Tomás operaba con la fe de los sentidos. Cuando los discípulos le dijeron: “… Al Señor hemos visto. El les dijo: si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré” (Juan 20:25).
  2. Tomás necesitó ver con sus ojos naturales las heridas del Señor Jesús para creer. El creyó con la fe de los sentidos. La Biblia dice: “Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con ellos Tomás. Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, y se puso en medio y les dijo: Paz a vosotros. Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo sino creyente’ (Juan 20:26-27).
  3. Jesús le dijo a Tomás: “Porque me has  visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron” (Juan 20:29). El Señor aquí se refiere a la fe del corazón (Romanos 10:9-10)
  4. La fe es independiente del conocimiento sensorial. 
  5. El mundo filosófico es antagónico a la revelación de Dios escrita en la Biblia.
  6. Dios demanda de la fe en las cosas que los sentidos no pueden percibir.
  7. La moderna tendencia del conocimiento sensorial se ha inclinado hacia el agnosticismo (la doctrina filosófica que considera inaccesible para el entendimiento humano la noción de la naturaleza y existencia de Dios, y en general de todo lo que no puede ser experimentado o demostrado por la ciencia); los agnósticos se basan en el ‘no se’, y nos aporta confusión.
  8. Otro movimiento que surge del conocimiento sensorial es el ateísmo, que dice: Dios no existe.
  9. Estas dos corrientes de pensamiento son enemigos del éxito y del progreso mental y espiritual del ser humano.

II. ¿QUÉ ES LA FE?

La palabra fe en el idioma griego es pistis, que significa: persuasión, descansar mediante certeza interna. Convicción de la verdad o la veracidad de Dios, confianza, constancia en la profesión, fidelidad. La Biblia dice: “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.” (Hebreos 11:1) La fe es la fuerza más poderosa que existe en el universo:

  1. La fe es la habilidad creadora de Dios y la habilidad creadora del hombre.
  2. Los animales actúan por instintos, no por fe. El hombre actúa por fe.
  3. El hombre fue creado a la imagen y semejanza de la fe de Dios (Génesis 1:26). Fue creado a la imagen de la fe.
  4. Dios es amor. Dios obra por la fe. La fe obra por el amor. Dios es el Dios de fe.
  5. El hombre es la obra de Dios, siendo creado a la imagen del amor, debe vivir por fe. El hombre es una creación de fe.

Conclusión: Cuando la razón usurpa el lugar de la fe, el hombre se convierte en un fracaso. La persona de fe, podrá enfrentar múltiples dificultades en su vida diaria, pero jamás será vencido. La fe de Dios nos levanta por encima de las tormentas de la vida, vence las inhabilidades y nos capacita para disfrutar del mundo sobrenatural de Dios. Jesús dijo: “Si puedes creer, al que cree todo le es posible” (Marcos 9:23)

Comparte en redes sociales