Texto Principal: Salmo 16:5-6; Isaías 61:3-4; Mateo 15:21-28.

Introducción: Valore su herencia. Declare: Señor es hermosa la heredad que me ha tocado, tu eres mi herencia.

El Señor lo plantó a usted en esta tierra y se la dio, Él dijo: quiero que sea mi “plantío para gloria mía, quiero que reedifiques las ciudades, que remuevas el escombro de generaciones” Isaías 61:3-4. Dios dice: quiero que sea una bendición, quiero que la gente sea libre de las maldiciones generacionales, que sean cortadas, arrancadas, que el cáncer y la parálisis se vayan de ellos.

I. NO PERMITA QUE EL MAL SE POSESIONE DE LO QUE DIOS LE DIO COMO HERENCIA.

Si entiende lo que es su herencia, no permitirá que el mal se posesione de lo que Dios le ha otorgado, haga guerra espiritual, el diablo no va a tener lugar en su territorio asignado, en la esfera de influencia asignada, esto es un compromiso territorial.

1. Esfuérzate y sé valiente. Esfuérzate en el nivel de proclamación y de oración para que venza los problemas que están ahí y pueda conocer las causas espirituales que están detrás de ellos, ya sea en su familia o en sus vecinos.

2. Elija a las personas que van a ser sus aliados y compañeros de oración para cambiar el ambiente de la heredad, como el trabajo o la familia.

II. ¿QUÉ ES UN PROFETA?

Es alguien que tiene fe y antes profetiza, declara lo que ve en el espíritu, aunque en la parte física lo vea todo diferente y malo y perverso.

1. Usted puede profetizar porque fue llamado para reedificar ruinas antiguas, levantar los asolamientos primeros, usted es un restaurador y poseedor de las ciudades, usted está aquí para romper las maldiciones sobre su casa y que han hecho escombros en sus generaciones, a sus parientes, a sus hijos.

2. No tolere eso, cámbielo a través de la declaración profética, porque las profecías traerán toda la gloria de Dios y el ambiente cambiará.

III. DIOS ES SU HEREDAD, Él LE DIO UNA HERENCIA, UN ÁREA DE DOMINIO Y POSESIÓN.

Si usted valora la herencia que son sus hijos, usted los va a edificar y va a pelear por ellos para que ellos sean lo que Dios quiere. Usted procreó a sus hijos para el reino de Dios. Salmo 112:1-3.

1. Tenga la fe activa como la mujer cananea Mateo 15:21-28 “Jesús se fue a la región de Tiro y de Sidón y aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba diciéndole: ¡Señor, hijo de David ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio. (mi herencia, mi posesión).

2. ¿Cuándo comienza la liberación de su heredad? Cuando usted dice BASTA. Cuando la mujer se cansó y dijo basta yo voy a buscar al Señor, el proceso de liberación se inicio, porque la liberación comienza cuando usted se cansa de tormento que hay donde Dios le ha dado su área de influencia asignada, y cuando usted clama a la persona correcta con la palabra correcta. La mujer no era del pueblo de Dios, pero clamó Señor tu eres mi Señor, tu eres mi Kyrios, tu eres mi Adonai, tu eres el hijo de David, tu no solamente eres para Israel, como el hijo de David eres para toda la tierra y yo soy de toda la tierra, Señor no puedes permitir que mi posesión siga en tormento.

3. No acepte un no como respuesta. Cuando usted tiene compromiso con su herencia, como la mujer cananea, no va a aceptar un no como respuesta. Jesús le dijo: “No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel”. Y ella le dijo: Tú eres mi Señor, Tú eres el hijo de David. No acepto un no en aquello que Dios manifestó su voluntad.

4. La voluntad de Dios es que “… yo sea prosperado en todas las cosas, y que tenga salud, así como prospera mi alma”. 3 Juan 2.

5. La mujer le dijo: ¡Señor, socórreme! Mateo 15:25. Ella le dijo Señor, yo tengo que lograr sacar algo de ti porque yo estoy hastiada de ver a mi hija sufrir.

6. Jesús no le respondió, y después cuando le habló le dijo: “No esta bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos”. Mateo 15:26. Y ella le dijo señor, yo no te pido el pan de los hijos, pero, yo no voy a dejar pasar esta oportunidad, ¡Libere mi heredad!

7. Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora”. Mateo 15:28.

Conclusión: Cuando usted tiene compromiso con su herencia asignada como la mujer Siro fenicia, buscará cambiar el tormento que hay en su heredad, declare: voy a cambiar el tormento por la presencia de Dios. me aferro al Señor Jesucristo, Él es nuestro libertador.

Comparte en redes sociales