PRINCIPIOS PARA LA VIDA CONYUGAL. (Parte 6)

Devocional Ministerio de Familias

Iglesia Cristiana PAI

Si está revestido de amor y con la armadura de Dios; tiene plena certeza que Dios está con y en su vida en su hogar en su matrimonio; ¡Que confianza y seguridad la que el Padre da, para la vida! “¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?” Romanos 8:31 (RVR 1960).

El respaldo de Dios, a través de la manifestación de su gloria en el hogar, permite evidenciar todo el propósito y el plan divino, que siempre ha existido en el corazón de Dios para la familia; y es que no es en cantidades limitadas sus bendiciones y beneficios, además no es solo de una naturaleza o clase, son las maravillas de todo lo creado por Él para el deleite del corazón de sus hijos. “Amado yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas y que tengas salud, así como prospera tu alma” 3 Juan 2. (RVR1960).

Aquí no para el propósito, va mucho más allá; Dios promete en Deuteronomio 7:9 “Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones” (RVR); no es solo para la pareja en el matrimonio; la noticia es que es para todas las generaciones, toda su descendencia. Que guarde los preceptos del Padre.

En el libro de Deuteronomio en el capítulo 3:12-24; Levítico 26:3-13 y Deuteronomio 28:1-14; son pasajes donde señala algunas de las bendiciones manifiestas en la vida de los que le obedecen a Dios: “Dios mostrará su amor fiel; amará y bendecirá el fruto del matrimonio, multiplicará el fruto de sus tierras, bendecirá su alacena, bendecirá sus animales. El Señor colmará con salud, alejará las enfermedades, se deshará de los enemigos y de los atacantes”.

Como ya se mencionó, son solo algunas de las bendiciones y promesas, que Dios tiene en su palabra. Es la decisión de aceptarlas, de comprometerse como en otro tiempo lo hiciera el patriarca Josué, una decisión firme, basada en la Fe y en el amor: “…pero yo y mi casa serviremos al Señor” Josué 24:15 (RVR)

Es un servicio basado en el amor, como lo recomienda el apóstol Juan:

“Mucho me regocijé porque he hallado a algunos de tus hijos andando en la verdad, conforme al mandamiento que recibimos del Padre.

Y ahora te ruego, señora, no como escribiéndote un nuevo mandamiento, sino el que hemos tenido desde el principio, que nos amemos unos a otros.

Y este es el amor, que andemos según sus mandamientos. Este es el mandamiento: que andéis en amor, como vosotros habéis oído desde el principio” 2 Juan:4-6

En la próxima edición, trataremos, como abordar ese amor y hacerlo practico al servicio del Señor, para apropiarse de las bendiciones que Dios tiene para sus hijos.

Comparte en redes sociales