PRINCIPIOS PARA LA VIDA CONYUGAL (30)

MI REY HABLA A MI VIDA
11 noviembre, 2019
El Amor don de Dios derramado en nuestros corazones
13 noviembre, 2019

PRINCIPIOS PARA LA VIDA CONYUGAL (30)

Hemos visto que Dios se glorifica en los hogares, familias y personas que le escuchan, creen y obedecen su Palabra; así mismo que Él se goza bendiciendo, y parte de la multitud de bendiciones que nos da es su herencia; “Los Hijos” Salmo 127:3.

Iglesia Cristiana PAI – Ministerio de Parejas – Devocional Nov 12 /2019

Y conforme a sus imagen y semejanza; también nos permite ser padres; indicándonos que tenemos la responsabilidad sobre los hijos y debemos amarles como Él nos ama. Somos los responsables de nuestros hijos ante Dios y ante la sociedad; de ahí que esta semilla que Dios ha permitido que su creación siembre, debe ser llevada a dar buenos frutos; responsabilidad de los Padres el formar y educar a los hijos para ser parte del cuerpo de Cristo, y ser buenos seres humanos conforme al corazón de Dios, por el resto de generaciones.

Dios también dotó al hombre de las habilidades para seguir sus ordenanzas, y poder traspasar sus bendiciones a los hijos y a los hijos de los hijos. Por lo anterior los conyugues que engendran, deben cumplir los roles como ser el cuidador, protector, proveedor, educador y baluarte de su familia.

También está provisionado por Dios, como realizar tan importante tarea: “¡Escucha, pueblo de Israel! Nuestro único Dios es el Dios de Israel. Ama a tu Dios con todo lo que piensas, con todo lo que eres y con todo lo que vales. Apréndete de memoria todas las enseñanzas que hoy te he dado, y repítelas a tus hijos a todas horas y en todo lugar: cuando estés en tu casa o en el camino, y cuando te levantes o cuando te acuestes. Escríbelas en tiras de cuero y átalas a tu brazo, y cuélgalas en tu frente. Escríbelas en la puerta de tu casa y en los portones de tu ciudad”. Deuteronomio 6:4-9 (TLA).

Es importante recordar, que escuchar en la Biblia, significa, estar atento a la voz de Dios Padre, creer, obedecer y amar. Y en los términos de que se emplea de repetir a los hijos es vivir esa Palabra Viva en la vida de los conyugues como ejemplo y directriz a seguir por los hijos.

La mejor forma de evangelizar y vivir a Cristo en el corazón y en el hogar, es poder percibir sus bendiciones no solo en los esposos sino en su descendencia, recuerde que es propósito Divino, para usted y para los suyos “Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma” 3 Juan 1:2 (RVR. 1960).

En nuestra próxima entrega, se abordará el cuidado del corazón, como responsabilidad de los conyugues para sus generaciones. 

Esta es una semana de bendición para usted y su familia. 

Comparte en redes sociales