PRINCIPIOS PARA LA VIDA CONYUGAL (27)

Vimos como Dios se goza bendiciendo a los conyugues que guardan sus preceptos, (Salmo 147:11) y algunas formas de como el matrimonio llega al corazón de Dios. 

En esta entrega, tenemos que mencionar que no solo Dios quiere, sino que se goza tanto cuando bendice, que desborda su misericordia y su amor; los conyugues que llegan a tener la aprobación del Padre, comprometen e involucran a Dios, para que en ellos haya misericordia y bondad; para ellos y para los hijos, y a las futuras generaciones. Así se lo hizo saber a Noé, con su bendición: “Bendijo Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo: Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra.” Génesis 9:1 (RVR1960)

Se lo repitió a Abraham: “Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra” Génesis 12:3 (RVR 1960); y se deleitaba Dios, sin cansarse de bendecir a los que le obedecen “En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz” Génesis 22:18 (RVR 1960).

Es grandioso, saber del Gozo de Dios, cada vez que bendice; le dijo a Moisés; y le ordeno que enseñará la forma de bendecir a todos los hijos de Israel; es decir, quiso Dios que también fuésemos canal para impartir la bendición de su corazón; y para extender su amor y gracia a las futuras generaciones. “Habla a Aarón y a sus hijos y diles: Así bendeciréis a los hijos de Israel, diciéndoles: Jehová te bendiga, y te guarde; Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz” Números 6:23-26.

Es decir, señor y señora conyugue, conforme ha escuchado y obedecido la Palabra, Dios le bendice, Dios bendice todo lo que haga, y bendice a sus generaciones, y no con poquitos sino con la grandeza del corazón de Dios.

De la mano directa de Dios, por el hecho de obedecerle, creerle y permitirle vivir en el seno del hogar se está haciendo acreedor de: Justicia (Salmo 24:5); Vida (Salmo 123:3); Prosperidad (2 Samuel 7:29); Salvación (Salmo 3:8). Y como si fuese poco, bendice además todo lo que tiene que ver con la vida cotidiana de cada uno de sus hijos (Deuteronomio 28:3-13).El Apóstol Pablo; nos menciona uno de los atributos de Dios Padre, es su Fidelidad: “Si fuéremos infieles, él permanece fiel; Él no puede negarse a sí mismo” 2 Timoteo 2:13 (RVR. 1960).  Es decir, su Palabra es Fiel, y Él no miente, ni defraudará a sus hijos; y he aquí la llave para tocar el Corazón de Dios: “Si realmente escuchas al Señor tu Dios, y cumples fielmente todos estos mandamientos que hoy te ordeno, el Señor tu Dios te pondrá por encima de todas las naciones de la tierra. Si obedeces al Señor tu Dios, todas estas bendiciones vendrán sobre ti y te acompañarán siempre” Deuteronom

Comparte en redes sociales