El Rey David, sabía cómo era agradar a Dios, desde su corazón. Y en su manifiesto en el Salmo 1; indica cómo es que Dios quiere a los hogares a su servicio:

Iglesia Cristiana PAI – Ministerio de Parejas – Devocional Octubre 9 /2019

“Dios bendice a quienes no siguen malos consejos ni andan en malas compañías ni se juntan con los que se burlan de Dios. Dios bendice
a quienes aman su palabra y alegres la estudian día y noche.

Son como árboles sembrados junto a los arroyos: llegado el momento,
dan mucho fruto y no se marchitan sus hojas. ¡Todo lo que hacen les sale bien!” Salmo 1:1-3 (TLA)

No solamente Dios quiere un comportamiento de parte de las familias de los hombres; también quiere bendecirlos así comienza el Salmo; ahora en cuanto al comportamiento para adquirir la gracia de Dios Padre, hace referencia a no seguir los consejos de las personas especialmente de los malos; es habitual que frente a las crisis los otros se acerquen y quieran influenciar en los hogares, aconsejando y pretendiendo en algunas cosas restablecer el matrimonio; pero Dios no quiere ese tipo de consejos para que su pueblo los siga; Él tiene un propósito aún más grande, y es que es en Creerle al Creador, está la solución a los conflictos, recordemos que “al que cree todo le es posible”(Marcos 9:23), la confianza en Dios, nos guiará  por sendas de Justicia (Proverbios 4:11). El matrimonio que busca de Dios, halla el consejo en la verdad; en la Palabra; y Dios usa personas que aconsejen, pero estas nunca se apartan de la Verdad. Recuerde que los pensamientos de Dios son más grandes que los de los hombres. (Isaías 55:9) y esos pensamientos reflejan la voluntad del Padre para con los conyugues “Buena, agradable y perfecta” (Romanos 12:2).

No andar en malas compañías; Dios quiere que seamos fieles y leales a Él, como verdaderos hijos; Dios no hizo adoptados, hizo hijos de su propia naturaleza; por lo cual quiere de los mismos su expresión de amor y selectividad; ¡cuán escogidos por Su Gracia y Misericordia!; que Pedro, logró evidenciar la estima de Dios por su Pueblo: “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable”  1 Pedro 2:9 (RVR. 1960); y Santiago, revela el celo de Dios por su pueblo: “Si ustedes aman lo malo del mundo se vuelven enemigos de Dios” Santiago 4:4 (TLA).

David manifiesta en el versículo 2 “que Dios bendice a los que le aman y le buscan”; y eso en el hogar se manifiesta creyendo, obrando y hablando consecuentemente con Cristo en el corazón y en el seno del hogar.

La recompensa de la obediencia y la sujeción a Cristo desde el hogar; esta manifiesta a lo largo de la Biblia; todo absolutamente todo será bendito (Deuteronomio 28:1-14); Descendencia poderosa, bienes y riquezas en la casa; justicia permanente, no tendrá necesidades, ni temores, no habrá fracasos, estará firme y confiado; no triunfaran los que buscan su mal. (Salmo 112).

Y la parte que es más poderosa en este abrir de los sentidos es entender que Dios se complace llenando de bendiciones a los hogares que le temen y le obedecen. “Se complace Jehová en los que le temen, Y en los que esperan en su misericordia” Salmo 147:11 (RVR.1960).

Comparte en redes sociales