“Esta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que, si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye. Y, si sabemos que Dios oye todas nuestras oraciones, podemos estar seguros de que ya tenemos lo que le hemos pedido.” 1 JUAN 5: 14 – 15 NVI

Iglesia Cristiana PAI – Ministerio de Jóvenes – Devocional Septiembre 24 /2019

En la vida cotidiana nos han enseñado que orar es “Hablar con Dios”, pero más allá es la manera de disfrutar su Presencia y acercarnos en calidad de hijos, con confianza de que Él como nuestro Padre nos escucha en todo tiempo sin que tengamos condenación y culpabilidad.

Cuando tenemos la plena seguridad que Dios nos escucha no hay dudas de que cada una de nuestras oraciones trae consigo un milagro, sea que consideremos que es muy grande como para que sea posible o demasiado pequeño para que Dios lo conteste.

Nuestra oración más que una carga o una penitencia es maravillarnos y gozarnos en el Señor como nos habla Salmos 37: 4 “Deléitate en el SEÑOR,
    y él te concederá los deseos de tu corazón.”

Si usted quiere que su oración sea eficaz, tenga en cuenta lo siguiente:

  • Siempre dirija su oración a Dios Padre.
  • En el Nombre de Jesús.
  • Que su oración siempre esté basada en la Palabra de Dios.
  • Crea que lo que pide ya está hecho.
  • Siempre dar gracias en todo tiempo.
  • Sane su corazón, tenga un corazón de perdón.

Recuerde que la oración es a expresión de su Fe, eso que usted cree es lo que ora, y eso que usted ora es lo que ve como respuesta.

Comparte en redes sociales