NO TEMÁIS NI OS AMEDRENTÉIS… PORQUE NO ES VUESTRA LA GUERRA, SINO DE DIOS

Texto Principal: 2 Crónicas 20:15; Josué 5:13-15; Números 22:23,31; Salmo 103:20-21; Salmo 148:2; 1 Reyes 22:19.

Predicación Domingo Abril 18/18

Introducción: Ya todo estaba listo para iniciar las acciones militares para la conquista de la tierra prometida; la primera ciudad que deberían tomar era Jericó. Josué estaba cerca de la ciudad observándola y cuando alzó sus ojos vio a un varón que estaba delante de él, el cual tenía una espada desenvainada en su mano. Josué se le acercó y le dijo: ¿eres de los nuestros, o de nuestros enemigos? Él respondió: No; mas como Príncipe del ejército de Jehová he venido ahora…” Josué 5:13-14. Esta es una aparición o manifestación (Teofanía) de Dios al hombre. Para referirse a una teofanía, se utiliza también la expresión de Ángel de Yahvé o del Señor en diversas partes de la Biblia: Números 22:32-35; Jueces, 2:1-5. De igual modo, a lo largo de todo el Antiguo Testamento se registran testimonios de teofanías en varios profetas: Isaías 6; Ezequiel 1; Daniel 6.

EL PRÍNCIPE DEL EJÉRCITO DE DIOS

Números 22:23, 31; Isaías 43 13 “Jehová saldrá como un gigante y como el de un guerrero despertará su celo; gritará. Dará su grito de guerra. Prevalecerá sobre sus enemigos”.

  1. El  Ángel de Jehová destruyó al ejército sirio Isaías  37:3
  2. “Jehová es un guerrero. ¡Jehová es su nombre! Éxodo 15:3
  3. El ejército del Señor, llamado también ejército del cielo 1 Reyes 22:19; Salmo 148:2, está formado por los ángeles que sirven al Señor y ejecutan sus órdenes. Salmo 103:20-21

JEHOVÁ ES VARÓN DE GUERRA

Moisés dijo: “Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos” Éxodo 14:14; y luego cantó: “Cantaré yo a Jehová, porque se ha magnificado grandemente; ha echado en el mar al caballo y al jinete. Jehová es mi fortaleza y mi cántico, y ha sido mi salvación. Este es mi Dios, y lo alabaré; Dios de mi padre, y lo enaltecerá. Jehová es varón de guerra; Jehová es Su nombre. Echó en el mar los carros de Faraón y su ejército; y sus capitanes escogidos fueron hundidos en el Mar Rojo”. Éx. 15:1-4

  1. Dios le dijo a Moisés: “Yo enviaré mi terror delante de ti, y consternaré a todo pueblo donde entres, y te daré la cerviz de todos tus enemigos”  Éxodo 23:27
  2. “Jehová vuestro Dios, el cual va delante de vosotros, él peleará por vosotros, conforme a todas las cosas que hizo por vosotros en Egipto delante de vuestros ojos” Deuteronomio 1:30, 3:22
  3. Ezequías declaró la palabra de fe y dijo: “Con él está el brazo de carne, más con nosotros está Jehová nuestro Dios para ayudarnos y pelear nuestras batallas. Y el pueblo tuvo confianza en las palabras del rey Ezequías”. 2 Crónicas 32:8
  4. Los principados y potestades de Madián cayeron delante de Gedeón porque el Señor se los entregó en su mano. Jueces 8:10-13

LA ACTITUD CORRECTA DEL CONQUISTADOR

“…Entonces Josué, postrándose sobre su rostro en tierra, le adoró; y le dijo ¿Qué dice mi Señor a su siervo? El príncipe del ejército de Jehová respondió a Josué: Quita el calzado de tus pies, porque el lugar donde estás es santo. Y Josué así lo hizo”. Josué 5:14-15

  1. ADORACIÓN: Josué se postró sobre su rostro en tierra, y adoró.
  2. HUMILDAD: La humildad es lo opuesto a la soberbia. Reconoció sus limitaciones,
  3. RESPETO Y REVERENCIA: Es la consideración y valoración que se le tiene a alguien, al que se le reconoce su dignidad y autoridad. Es honrar a Dios.
  4. SEPARACIÓN: Consagración total a Dios.

Conclusión: “Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas”. 2 Corintios 10:3-4 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”. Efesios 6:12 Llegó el momento de la confrontación, avancemos hacia la conquista, esta lucha la ganarémos porque el Señor pelea por nosotros. “…Mayor es el que está en nosotros, que el que está en el mundo” 1 Juan 4:4

Por: Apóstol Enrique Torra

Comparte en redes sociales