MINISTERIO DE LOS GRUPOS PEQUEÑOS -LAS CÉLULAS-

“Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos” (Hechos 2:46-47).

Por Pastor Enrique Torra

Es difícil para mí asimilar la nueva rutina del día a día por causa del aislamiento obligatorio en el que nos encontramos, sobre todo un día domingo como hoy, ver el auditorio del templo con las luces apagadas y sin ningún sonido como los acostumbrados ya por los instrumentos musicales y el canto de las alabanzas al Señor, o por las oraciones de intercesión o de peticiones que hacemos normalmente en las celebraciones dominicales.

No sabemos a ciencia cierta hasta cuándo estaremos confinados en nuestras casas, pero debemos obedecer lo establecido por las autoridades con el fin de protegernos y a la vez evitar que el virus se siga propagando y contagiando a otras personas. Se dice que después que termine el aislamiento obligatorio, la vida no será como hace dos meses. Seguirán las restricciones de reuniones en grupos grandes hasta que se encuentre la vacuna contra el COVID -19, lo que implica que las celebraciones en los templos por varios meses no las volveremos a realizarlas sobre todo en lo que respecta a grupos mayores de cincuenta (50) personas, esto dependerá de lo que los alcaldes municipales y gobernadores consideren pertinente.

Como vemos, las noticias no son las mejores, pero, nosotros no debemos temer a las malas noticias porque la Biblia dice que “Bienaventurado el varón teme a Jehová, y en sus mandamientos se deleita en gran manera… No tendrá temor de malas noticias; su corazón está firme, confiado en Jehová. Asegurado está su corazón; no temerá, hasta que vea en sus enemigos su deseo” (Salmo 112:1,7,8). Nuestra certeza es que en la oscuridad de la noche, siempre la luz de la aurora irrumpirá hasta que el día es perfecto (Proverbios 4:18); así es nuestra senda, la de los justos.

Hoy, el poder de la resurrección que operó en Cristo resucitándole de los muertos, está operando en nosotros. Y el poder de la vida en Cristo Jesús es más poderoso que el poder de la muerte y de las tinieblas y de cualquier enfermedad; porque aunque estemos en valle de sombra de muerte, no temeremos porque el Señor está en nosotros; su vara y su cayado nos infunde aliento (Salmo 23:4); por esta palabra, declaremos que después de este tiempo de oscuridad, la gloria del Señor resplandecerá sobre Su iglesia, el mundo lo verá y se maravillará. El profeta Isaías lo profetizó hace miles de años: “Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria” (Isaías 60:1-2).

¿Cuál debe ser nuestra actitud como hijos de Dios? Dios nos dice “Levántate”, es decir, no podemos seguir en ese estado de pasividad e indolencia frente al mundo que sin Cristo va camino a la condenación eterna; este es el tiempo de la iglesia, la necesidad que el mundo esta padeciendo es evidente, y ésta sólo puede ser saciada por la presencia de Dios en cada ser humano. Aunque no podamos reunirnos en el templo, la iglesia debe seguir avanzando en el cumplimiento de la Gran Comisión. Estoy persuadido que es el Espíritu Santo quién nos está llamando al ministerio de la predicación de la Palabra de Dios a toda criatura.

A finales del año 2019, Dios comenzó a inquietarme sobre las reuniones en las casas, lo que me llevó a releer los Evangelios y el Libro de los Hechos de los Apóstoles para retomar la estrategia que el Señor Jesucristo y la iglesia primitiva establecieron para la evangelización del mundo. EL Señor Jesús y la iglesia del primer siglo, predicaron el evangelio a las multitudes y de manera personal en los grupos pequeños. “Y todos los días, en templo y por las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo” (Hechos 5:42), y como el apóstol Pablo lo afirma: “y cómo nada que fuese útil he rehuido de anunciaros y enseñaros, públicamente y por las casas” (Hechos 20:20).

Iniciando el presente año, la Iglesia Cristiana Proyección de Alcance Internacional PAI, optó por el sistema celular, La Operación 2020 –Sistema Jetro 5X5, y un gran número de los miembros de la iglesia recibieron la capacitación para liderar los grupos en las casas. El pasado 23 de marzo, fue la fecha que establecimos para ordenar a los nuevos líderes al ministerio e iniciar esa misma semana el trabajo en las casas. Por lo ya conocido, el proceso no pudo iniciar, pero esto no significa que hayamos desistido del honroso llamado de Dios a cumplir con la Gran Comisión, por el contrario, debemos estar más comprometidos que nunca con este llamado santo de Dios (2 Timoteo 1:9).

Los motivo a que intensifiquemos el tiempo de oración personal, no solo con las oraciones por las peticiones personales, también los invito a interceder por el mundo sin Cristo, para que ellos acepten a Jesús como su único Señor y salvador personal, y por el perdón de los pecados de la nación y la sanidad de nuestra tierra (2 Crónicas 7:14).

Muy pronto con la ayuda de Dios estaremos iniciando formalmente las reuniones en las casas. Gracias a Dios por los anfitriones que ya manifestaron abrir su casa para las células, y doy gracias a Dios por todos los que han dispuesto su corazón para servir al Señor como líderes. Les ruego el favor que se mantengan en contacto todos los líderes y anfitriones vía telefónica para ser estimulados en la fe y la oración. Lo que Dios hará a través de nuestras vidas será cosa tremenda, de la misma manera que lo hizo en la vida de Moisés. Esta es la palabra rhema de Dios para nosotros hoy: “He aquí, yo hago pacto delante de todo tu pueblo; haré maravillas que no han sido hechas en toda la tierra, ni en nación alguna, y verá todo el pueblo en medio del cual estás tú, la obra de Jehová; porque será cosa tremenda la que yo haré contigo” (Éxodo 34:10). Gracias señor, por Tu Palabra.

¿Cuál será la dinámica de las reuniones en las casas? La misma que aprendimos en la capacitación de la Operación 2020 – Sistema Cetro 5X5. (Por favor volver a leer el texto que se estudió). Los últimos miércoles, hemos realizado las células a través de YouTube, ese es un ejemplo de reunión para que usted lo replique cuando inicie su trabajo ministerial). Para concluir, sólo quiero recordarles los componentes de la Operación 2020 –Sistema Jetro 5X5- los cuales son los fundamentos de una verdadera célula.

Discipulado:
Las células deben ayudar al crecimiento en Cristo de las personas que la integran. Las células no son simplemente una reunión social que se enfoca en la comunión y el refrigerio. No, las células deben transformar a las personas para que sean eficaces.
Discipular a cada miembro de la célula, nos permite formar a los nuevos lideres quienes se pondrán al frente de las células hijas y así sucesivamente.

Intimidad:
Los grupos celulares no deben perder su intimidad y razón de su existencia como es la evangelización. Por esta razón cuando la célula crece a un número no mayor de 15 personas, debe multiplicarse a través del nacimiento de una nueva célula.
El termino “intimidad” en nuestro caso, significa la “comunión” que debe practicarse entre los miembros de la célula, que es uno de los ejes principales del sistema celular. Debemos mantener a las células pequeñas, para que todos los miembros tengan una oportunidad de compartir y comunicarse entre sí.

Evangelización de Penetración:
Las células deben tener un propósito más allá de ellas mismas. Las células son para otros y deben permanecer abiertas a los que no son cristianos.
Los grupos pequeños se reúnen afuera del edificio de la iglesia para alcanzar a las personas donde ellos trabajan y viven.

Multiplicación:
Las células nacen para multiplicarse. El ADN de la célula es dar nacimiento a una célula hija. Esto requiere de la concentración y enfoque total en el ministerio celular.

Regularidad:
Las células deben reunirse semanalmente en las casas y a los miembros de la célula se les debe motivar para que asistan al culto de celebración dominical en el templo.

Los grupos pequeños (células) se reúne todas las semanas fuera del edificio de la iglesia con el propósito de evangelizar, tener compañerismo, y crecer espiritualmente con la meta de multiplicación.
Comparte en redes sociales