Devocional Ministerio de jóvenes

Iglesia Cristiana PAI

Dios Siempre ha creído en el hombre desde el mismo momento en que planeó en su mente formarlo, Ya que el hombre sería el portador de toda su Gloria y tendría dominio sobre todo lo creado.

Fue así como Dios nos creó a su imagen y semejanza Génesis 1:27, dotándonos con todo lo necesario para ejercer y tener dominio sobre todo lo que nos rodea; aunque su adversario el diablo quiso distorsionar esa imagen en el hombre por medio del pecado.

El diablo al crear esa distorsión en el hombre, causó que él se escondiera y viera cada vez más lejos esa imagen de perfección con la cual fue creado Génesis 3:10.

La redención vino a recrear nuevamente esa imagen en el hombre para ubicarlo en la misma posición de Cristo. Este nuevo ser recreado en nosotros, reconoce esa Gloria y poder en sí, pero no ha podido dejar de esconderla, ya que, como parte del cuerpo de Cristo, debemos salir al mundo a mostrar lo que hay en nosotros y nos ha sido dado de Dios.

La Biblia dice en Mateo 5:14-16 “Vosotros sois la luz del mundo. Una ciudad situada sobre un monte no se puede ocultar; ni se enciende una lámpara y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en la casa. Así brille vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas acciones y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos”.

Esa Gloria que hay en nosotros no es solo para nuestro propio beneficio (para que vivamos bien, en victoria, no tengamos problemas y todo nos salga como esperamos), va mas allá; va a que logremos tocar las vidas de los que nos rodean y ellos también logren encender esa luz que hay dentro de ellos y alcancen a muchos para que den la Honra y Gloria a nuestro Creador.

“¡Levántate y resplandece, que tu luz ha llegado! ¡La gloria del Señor brilla sobre ti!… Pero la aurora del Señor brillará sobre ti; ¡sobre ti se manifestará su gloria! Las naciones serán guiadas por tu luz, y los reyes, por tu amanecer esplendoroso.” Isaías 60:1, 2 b, 3 NVI.

Hemos sido creados para manifestar la Gloria del Señor y ser sus representantes en la tierra.

Comparte en redes sociales