Pues Dios, según su bondadosa determinación, es quien hace nacer en ustedes los buenos deseos y quien los ayuda a llevarlos a cabo.
Filipenses 2:13 DHH

Iglesia Cristiana PAI – Ministerio de Jóvenes – Devocional Enero 23 /2020

Por naturaleza el ser humano siempre ha tenido sueños por cumplir, metas por alcanzar y deseos por realizar; pero siempre la pregunta que nos hacemos es ¿Esos deseos son la voluntad de Dios para mi vida?

Pues le tengo una excelente noticia, Dios es quien produce en nosotros esos buenos deseos, pero no olvidemos cuán importante es reconocer que esos sueños, metas y deseos son los pensamientos de Dios plasmados en cada uno de nosotros.

Suena bien saber que Dios plasma SUS deseos en nosotros, pero esto crea una gran responsabilidad, pues no estoy llevando a cabemos planes sino los de Dios, por eso es importante lo siguiente:

En Salmos 37:5 dice:» Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará.»

  1. Encomendar a Dios todos mis caminos. Nunca podré hacer nada sólo, si Dios no va delante de mi no hay respaldo.
  2. Confiar en Dios. Siempre que sueño y emprendo esos deseos mi confianza está puesta en él, más no en mis ideas humanas.
  3. Creer en que él lo hará. Cuando he entregado a Dios mis obras y las confió en él, como resultado voy a tener resultado en todo lo que emprenda.

Recuerda todo proviene de Dios, los sueños, metas y anhelos están en ti por su bondadosa determinación para con nosotros, es por eso que todo éxito y bendición también proviene de Dios y no de nuestras fuerzas.

Amén.

Comparte en redes sociales