LAS BODAS DEL CORDERO, LA MARCA DE LA BESTIA Y EL ARMAGEDÓN

LA ÉPOCA DEL ANTICRISTO
7 junio, 2021
EL MILENIO, LA ETERNIDAD Y EL NUEVO CIELO Y LA NUEVA TIERRA
21 junio, 2021

LAS BODAS DEL CORDERO, LA MARCA DE LA BESTIA Y EL ARMAGEDÓN

Texto Principal: Apocalipsis 19:6-10; 13:16-18; 16:14-21; 1:7; Mateo 24:30

Introducción: En el periodo de la gran tribulación, la bestia, el anticristo y el falso profeta (la trinidad satánica) se manifestarán sin ninguna restricción por cuanto el Espíritu Santo ya ha levantado a la iglesia en el rapto.

Este periodo de gran tribulación inicia con la abominación desoladora y terminará con la guerra de Armagedón y la Segunda Venida del Señor Jesucristo.

  1. LA CENA DE LAS BODAS DEL CORDERO

La Cena de las Bodas del Cordero es el encuentro del Señor Jesucristo con Su Cuerpo, que será una ocasión de gran regocijo. Él se encargará de darle la bienvenida a los miembros de Su Cuerpo. 

  1. Habrá recompensas. Éstas consistirán en diversos nombramientos para cargos que habrán de desempeñarse en el milenio.
  2. EL tribunal de Cristo. (2 Corintios 5:10) “Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo”; (Romanos 14:10).
  3. Este juicio no afecta la salvación; se juzgará como hemos vivido en Cristo desde nuestra conversión.
  4. Los que hayan trabajado diligentemente para Dios en su vida de fe recibirán una gran recompensa; y el Señor nos dirá: (Mateo 25:21) “…Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor”.
  5. En la Cena de las Bodas del Cordero los hijos de Dios estaremos vestidos de gala, con lino fino, limpio y resplandeciente, porque la Sangre de Cristo nos lavó de todos nuestros pecados. Así seremos presentados justos y puros delante del Señor Jesús (Apocalipsis 19:7-9).
  6. Las personas espiritualmente muertas continuarán viviendo en la tierra, sufriendo la tribulación profetizada por nuestro Señor.
  1. LA MARCA DE LA BESTIA

El anticristo procurará tener el control político, religioso y económico de todo el mundo. Todos deben adorarlo y recibir una marca en la mano o en la frente para comprar o vender. (Apocalipsis 13:16-18).

  1. Muchos comentaristas creen que el seis es el número de la humanidad en las Escrituras y que el tres es el número de Dios. Por lo tanto los tres seis puede referirse a un hombre que se endiosa. Como los emperadores romanos.
  2. En el idioma griego y en el hebreo antiguo no poseían un sistema numérico independiente, las letras de sus alfabetos tenían valor numérico. De ahí que el número simbólico de la bestia fuera representado por el valor de las letras que forman su nombre.
  3. La marca de todos los anticristos es negar la encarnación del Señor Jesucristo (1 Juan 2:18; 4:3).
  4. Un anticristo o falso Cristo vendrá antes del fin del mundo para gobernar al mundo y dirigir una gran rebelión contra Cristo y la fe en Dios y Su Palabra.
  5. Aceptar la marca implica adorar a la bestia (Apocalipsis 13:15). Debemos mantenernos alertas porque si consideramos la frente como el centro de la voluntad y la mano como símbolo de lo que hacemos, la marca es algo más que un dispositivo tecnológico. En realidad aquí de lo que se trata es de a quién nos aliamos. ¿Le entregaremos al espíritu del mundo nuestra mente y nuestro trabajo? Si nuestra alianza es con Dios, no serviremos al anticristo, y su marca no dejará huella en nosotros.
  1. EL ARMAGEDON

La palabra “Armagedón” viene de una palabra hebrea “Har-Magedone” que significa “Monte Meguido” que se ha convertido en sinónimo de la futura batalla en la cual Dios intervendrá y destruirá los ejércitos del anticristo como se predice en la Biblia (Apocalipsis 16:16). En el Armagedón “Dios derramará el cáliz del vino del ardor de Su ira”, y el anticristo y sus seguidores serán derrocados y vencidos.

  1. Es el “monte donde se reunirán los ejércitos”, es una guerra en un monte.
  2. Esta batalla contra Dios incluye una lucha contra Jesucristo, contra Israel, contra los Judíos, contra Jerusalén, y contra la Iglesia.

Conclusión. Armagedón es el evento final de la rebelión del hombre contra Su Padre, Su Creador y Su Salvador.

Vivamos gozosos en el Espíritu Santo mientras el fin viene, porque nuestra esperanza está en la resurrección y el arrebatamiento para un nuevo y eterno principio. Enfoquemos nuestras vidas en dos propósitos, con un mismo fin: La Gran Comisión de hacer discípulos predicando el Evangelio del Reino y a las buenas obras porque ambas dan gloria a Dios en Jesucristo. (Mateo 24:14). Cantemos el cántico de Moisés y el cántico del Cordero, (Apocalipsis 15:3-4) “Y cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, rey de los santos. ¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? Pues sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado”.

Comparte en redes sociales