LA VICTORIA PROVIENE DE DIOS: JEHOVÁ –NISSI-

Texto Principal: Éxodo 17:8-16; 2 Samuel 23:10; 1 Corintios 15:57; 2 Corintios 2:14; 1 Juan 5:4

Predicación Domingo 3 Noviembre de 2019 – Apóstol Enrique Torra

Introduccion: Tras la batalla contra Amalec. “Moisés edificó un altar, y llamó su nombre Jehová –nissi” Éxodo 17:15. Jehová es nuestro estandarte o bandera. Es Dios quien nos da la victoria.

I. LA GUERRA CONTRA AMALEC Éxodo 17:8-16; Deuteronomio 25:17-19

Los amalecitas fueron enemigos irreconciliables de Israel, ellos atacaron a  los israelitas en Refidim.

  • Desbarataron la retaguardia de los débiles que iban detrás…” Deuteronomio 25:17-1.
  • Cuando Israel se vio en una posición difícil, Moisés se dedicó a la intercesión mientras Josué dirigía la batalla. Dios escucha la oración intercesora y nos responde con una gran victoria. “Sucedía que cuando alzab .
  • Moisés su mano, Israel prevalecía; …” Éxodo 17:11. Cuando las manos de Moisés se cansaban “Aarón y Hur sostenían sus manos” Éxodo 17:12.
  • Como respuesta a la oración intercesora, Dios peleó por su pueblo, los enemigos fueron derrotados. La guerra no es nuestra, la guerra es de Dios. Moisés edificó un altar, y llamó su nombre Jehová –nissi (Jehová es mi estandarte). Él es quien nos da la victoria. Éxodo 17:15 Dios pelea por nosotros.
  • Dios le dijo a Moisés: “Yo enviaré mi terror delante de ti, y consternaré a todo pueblo donde entres, y te daré la cerviz de todos tus enemigos”  Éxodo 23:2.
  • Moisés declaró: “Jehová es varón de guerra; Jehová es su nombre” Éxodo 15:3. “Jehová vuestro Dios, el cual va delante de vosotros, él peleará por vosotros, conforme a todas las cosas que hizo por vosotros en Egipto delante de vuestros ojos” Deuteronomio 1:30, 3:22; “Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos” Éxodo 14:14; y luego cantó: “Cantaré yo a Jehová, porque se ha magnificado grandemente; ha echado en el mar al caballo y al jinete. Jehová es mi fortaleza y mi cántico, y ha sido mi salvación. Este es mi Dios, y lo alabaré; Dios de mi padre, y lo enalteceré. Jehová es varón de guerra; Jehová es Su nombre. Echó en el mar los carros de Faraón y su ejército; y sus capitanes escogidos fueron hundidos en el Mar Rojo”. Éx. 15:1-4

II. NO TEMÁIS NI OS AMEDRENTÉIS… PORQUE NO ES VUESTRA LA GUERRA, SINO DE DIOS

“Jehová saldrá como un gigante y como el de un guerrero despertará su celo; gritará. Dará su grito de guerra. Prevalecerá sobre sus enemigos”. Isaías 43 13. “… No temáis ni os amedrentéis delante de esta multitud tan grande, porque no es vuestra la guerra sino de Dios” 2 Crónicas 20:15

  • Dios derrotó a los enemigos de Abraham. Génesis 14:14-20 “Y bendito sea Dios altísimo, que derrotó a tus enemigos por ti” Éxodo 14:20 (Nueva Traducción Viviente).
  • Dios le dio la victoria a Josué y lo libro de todos sus enemigos. Josué 10:42.
  • Los enemigos de Gedeón cayeron delante de él, el Señor los entregó en su mano. Jueces 8:10-13.
  • “…Dios le dio la victoria a David por donde quiera que fue” 2 Samuel 8:1-14.
  • Dios le dio la victoria a Josafat y al pueblo de Judá librándolos de sus enemigos. “Y el pavor de Dios cayó sobre todos los reinos de aquella tierra, cuando oyeron que Jehová había peleado contra los enemigos de Israel” 2 Crónicas 20:29.
  • Dios le dio la victoria sobre los asirios al rey Ezequías, El declaró la palabra de fe: “Con él esta el brazo de carne, más con nosotros está Jehová nuestro Dios para ayudarnos y pelear nuestras batallas. Y el pueblo tuvo confianza en las palabras del rey Ezequías”. 2 Crónicas 32:8

III. DIOS OBRA COMO RESPUESTA LA FE Y LA ORACIÓN: SOMOS MAS QUE VENCEDORES

“Más que vencedores”. Gr. jupermikáo. “De jupér, sobre y por encima de”, y nikao. “conquistar”. La palabra describe a uno que es victorioso en grado sumo, que gana una victoria más que ordinaria, porque está en condiciones de triunfar de forma absoluta.

  • Abraham, Moisés, Josué, David, Ezequías entre otros hombres y mujeres que obtuvieron la victoria sobre sus enemigos porque practicaron los mismos principios: la fe y la oración.
  • Nuestra fe. Esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. 1 Juan 5:4
  • La oración es la batalla en sí misma, con la Palabra de Dios como nuestra arma principal, que empleamos en la lucha contra satanás. Efesios 6:10-18.

Conclusión. Nuestro Padre Dios es inmutable, Él no ha cambiado. Así como Dios les dio la victoria a nuestros antepasados por donde quiera que fueron, de la misma manera obrará a favor nuestro en cada momento difícil por el que pasemos. “Mas a Dios gracias, el cual no lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús…” 2 Cor. 2:14.

Comparte en redes sociales