LA UNCIÓN ESPECIAL PARA HACER LAS OBRAS DE CRISTO

Texto Principal: Hechos 10:38; Hebreos 1:9

Introducción: Jesús, Nuestro Ejemplo. La Biblia  dice que Dios lo ungió con el Espíritu Santo y poder. (Hechos 10:38) “Cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con Él”.

  1. LA UNCIÓN ES LA MANIFESTACIÓN DE LA HABILIDAD DE DIOS EN NOSOTROS

El Padre Ungió al Señor Jesucristo en el río Jordán. (Lucas 3:21,22) “Aconteció que cuando todo el pueblo se bautizaba, también Jesús fue bautizado; y orando, el cielo se abrió, y descendió el Espíritu Santo sobre Él en forma corporal como de paloma, y vino una voz del cielo que decía: Tú eres mi hijo amado; en ti tengo complacencia”.

  1. En el Antiguo Testamento, la unción expresaba la puesta en oficio, el otorgamiento de una capacidad y un honor especial en la persona que la recibía.
  2. El Señor Jesucristo fue ungido para predicar el evangelio y para hacer milagros. (Lucas 4:18-19) 
  3. Si Jesús hubiera ministrado como el Hijo de Dios, no hubiera necesitado la unción del Espíritu Santo.
  4. Jesús ministraba como el último Adán, como un hombre, como Dios manifestado en la carne y operó a través de la unción del Espíritu Santo de la misma manera en que los creyentes debemos hacerlo hoy.
  5. La unción del Espíritu Santo capacitó al Señor Jesús para que hiciera prodigios y maravillas durante su ministerio aquí en la tierra; y al mismo tiempo fue la señal de la función mesiánica.
  1. LA UNCIÓN ES LA MANIFESTACIÓN DE LA PRESENCIA DE DIOS

Dios es ilimitado; la manifestación de Su presencia en nosotros nos hace ilimitados ante cualquier situación de la vida y salir victoriosos.

  1. La Unción real. Al rey de Israel  le llamaba el ungido de Jehová. Cuando el rey Saúl murió, David le dijo al amalecita que le trajo la noticia: “…¿Cómo no tuviste temor de extender tu mano para matar al ungido de Jehová?” (2 Samuel 1:14). 
  2. El Mesías. Al  Señor Jesús, el gran Rey, se le llama el Ungido o Mesías. Andrés el hermano de Pedro, reconoció al Señor como el Mesías. (Juan 1:41). La mujer Samaritana se refirió al Mesías esperado. “Le dijo la mujer: Sé que ha de venir el Mesías, llamado el Cristo; cuando Él venga nos declarará todas las cosas” (Juan 4:25). Los padres del hombre ciego de nacimiento sanado, no se atrevieron a declarar que Jesús era el Mesías por miedo. (Juan 9:22).
  1. EL DERRAMAMIENTO DEL ESPÍRITU SANTO EN LOS CREYENTES

En el Antiguo Testamento, los creyentes no tenían la presencia del Espíritu Santo morando en ellos como la tenemos nosotros ahora. En lugar de ello, el Espíritu Santo venía sobre un profeta, un sacerdote o un rey para darles el poder para desempeñar ciertas funciones.

  1. El Espíritu Santo fue derramado el día de Pentecostés, en cumplimiento de la profecía de Joel. (Joel 2:28; Hechos 2:17).
  2. La Unción interior. Los creyentes tenemos la Unción del Espíritu Santo en nuestro interior por el Espíritu Santo que mora en nosotros. (1 Juan 2:20,27).
  3. La Unción especial. Además de esto, Dios nos da una unción especial cuando Él los escoge para ministerios específicos.
  1. NECESITAMOS LA UNCIÓN QUE ESTABA SOBRE JESÚS PARA PODER HACER SUS OBRAS

Jesús nos dijo a todos los creyentes que debíamos hacer Sus obras. Jesús no le estaba hablando sólo a los apóstoles. El se dirigió a todos los creyentes para que recibiéramos la misma unción, con el fin de que hagamos sus obras.

  1. (Juan 14:12) “De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre”.
  2. La unción sobre la vida de un creyente funciona en el campo del espíritu por la operación de los dones sobrenaturales del Espíritu Santo.

Conclusión: Como hijos de Dios tenemos la Unción del Santo en nuestro ser interior; ahora debemos pedirle al Padre que nos de la Unción especial, la misma unción que estuvo sobre el Señor Jesucristo, para que podamos hacer sus obras aquí en la tierra.

Comparte en redes sociales