La renovación de la mente

Texto Principal: Proverbios 23:7; Filipenses 4:8; Romanos 12:2; Efesios 4:23; 2 Cor. 10:3-5; Marcos 11:23.

Introducción: Dios nos creó a Su imagen y conforme a su semejanza, nos dio un espíritu, un alma y un cuerpo. El alma es el asiento de nuestra personalidad donde operan las emociones, la voluntad y el intelecto. La mayor parte de la personalidad se forma en los primeros cinco años de vida. Las estructuras pensantes se configuran a través de la información que recibimos en nuestros primeros años de vida.

I. LOS PENSAMIENTOS.
Todo aquello en lo que enfocamos nuestro pensamiento de manera constante, es lo que sucede en nuestro mundo exterior.

  1. Si nuestros pensamientos están constantemente enfocados en obtener resultados positivos, y en nuestras fortalezas y nuestras acciones refuerzan dicha manera de pensar, entonces eso será lo que obtendremos.
  2. Si nuestros pensamientos están enfocados continuamente en obtener resultados negativos, en pobres expectativas, o en nuestras debilidades, eso es lo que obtendremos.
  3. Las imágenes mentales atraen lo que representan. Aquello en lo que nos enfocamos se expande en nuestra vida.

II. DÍGALO CREYENDO.
La esencia de las palabras son los pensamientos. Jesús dijo: “…Lo que diga le será hecho” Marc. 11:23. Recuerde que las palabras son pensamientos.

  1. “Pedid, y se os dará…” Mateo 7:7-8.
  2. Porque por sus palabras serás justificado, y por sus palabras serás condenado” Mateo 12:37.
  3. “Si tuvieres fe como un grano de mostaza, podrías decir a este sicómoro: Desarráigate, plántate en el mar, y os obedecería” Lucas 17:6. “Si tuviereis fe, y no dudare, no sólo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte dijereis: Quítate y échate en el mar, será hecho. Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis” Mateo 21:21-22.

III. ¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE EL PESIMISTA Y EL OPTIMISTA?
La diferencia entre el pesimista y el optimista es su forma de pensar. Los pensamientos dominantes atraen la felicidad o la angustia.

  1. Los pensamientos son las semillas de lo que ocurrirá en su vida.
  2. El ser humano es literalmente lo que piensa. Cada persona construye sus condiciones, su éxito y su destino en virtud de los pensamientos que escoge y guarda en su mente.
  3. Todo ser humano es el forjador de sí mismo.
  4. Los pensamientos atraen las circunstancias, crean hábitos y definen el destino.
  5. Piense bien para que viva bien.

IV. RENUEVE EL ESPÍRITU DE SU MENTE Efesios 4:23.
El renovar nuestra manera de pensar es un mandato de Dios para nosotros sus hijos. Renovamos nuestra mente a través de la Palabra de Dios.

  1. Nuestros pensamientos dominantes actúan como imanes que atraen hacia nosotros a las circunstancias de la vida.
  2. Lo único que un ser humano debe hacer para ver un mundo que funciona correctamente, es asegurarse que él piensa y actúa correctamente.
  3. Cuando cambiamos nuestra manera de pensar respecto a las circunstancias y a las demás personas, las situaciones y la gente cambiará respecto a nosotros.

V. PIENSE LOS PENSAMIENTOS DE DIOS Isaías 55:7-8.
Leer, meditar, creer y declarar lo que Dios dice en Su Palabra son los pasos que debemos dar para cambiar el espíritu de nuestra mente. Como el ser humano piense, así es él.

  1. Usted podrá elevarse para alcanzar el éxito, si eleva sus pensamientos.
  2. ¿Cómo utilizar sus pensamientos para crear un nuevo futuro? Pensando los pensamientos de Dios. Su futuro se está formando en este preciso instante en su mente a través de la Palabra de Dios.

Conclusión: Lo que pensamos, creemos y visualizamos se convierte en la base de todo lo que experimentamos en la vida. PIENSE LOS PENSAMIENTOS DE DIOS.

Comparte en redes sociales