LA REALIDAD DE LA PRESENCIA DE DIOS EN NUESTRO INTERIOR

ERES AQUEL QUE QUITA MIS TEMORES
25 noviembre, 2019
La Familia
25 noviembre, 2019

LA REALIDAD DE LA PRESENCIA DE DIOS EN NUESTRO INTERIOR

Texto Principal: Hechos 1:8; 10:38; Lucas 3:16; 4:14; 5:17; Efesios 3:20; 1 Juan 4:4; Génesis 1:1

Predicación Domingo 1 Diciembre de 2019 – Apóstol Enrique Torra

Introducción: Hay dos clases de conocimiento: El conocimiento a través de los sentidos (oído, vista, tacto, olfato y gusto), y el conocimiento por revelación. Este conocimiento por revelación lo recibimos a través del Espíritu Santo y Palabra de Dios. Efesios 1:16-20

I. SOMOS EL TEMPLO DE DIOS 1 Corintios 6:19

Desde que recibimos al Señor Jesucristo en nuestro corazón, Dios nos perdonó todos nuestros pecados, nos justificó, nos hizo la Nueva Creación y estableció Su residencia en nosotros. ¡Dios vive en nosotros!

  • El Señor Jesucristo glorificado vive en nosotros con todo Su poder. Gálatas 2:20
  • Jesús dijo: “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador para que esté con vosotros para siempre” Juan 14:16-17 Dios vino a vivir en nosotros para siempre. No importa la forma como nos veamos o nos sintamos, Él está en nosotros para siempre. El Espíritu Santo está en nosotros Juan 14:17

II. LAS OBRAS MAYORES Efesios 3:14-19

Jesús dijo: “…El Padre que mora en mí, él hace las obras”. Juan 14:10 Estas son las obras mayores; “… El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aún mayores obras hará, porque yo voy al Padre” Juan 14:12

  • En Efesios 3:18-19 dice la Biblia: “Seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.” Efesios 3:18-19
  • Capaces de comprender (es más que solo entender). Es tener un conocimiento de cómo funcionan las cosas.
  • Conocer. La palabra conocer aquí significa un conocimiento íntimo, como la relación íntima entre una pareja de esposo y esposa. 
  • Llenos de toda la plenitud de Dios. Estar totalmente lleno, hasta lo máximo, no solo es tener una experiencia, es estar consciente de que Dios está dentro de nosotros. 

III. PIENSELO Y PIDALO Y SERA HECHO Efesios 3:20

“Y Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros” Efesios 3:20.

  • Según el poder que actúa en nosotros. Al leer en los Evangelios acerca de los milagros que hizo el Señor Jesucristo aquí en la tierra como fueron las sanidades, liberaciones, resurrecciones, el control sobre la naturaleza, podemos pensar y pedir que esas obras se manifiesten en nuestra vida. 
  • Dios las hará según el poder –dunamis- que está en nosotros.
  • Este es el tiempo de la manifestación de Dios. Este tiempo de los milagros el Señor Jesucristo lo comenzó y nosotros lo continuamos. 
  • El Señor nos dice que podemos pensarlo y pedirlo y Dios que vive en nosotros hará las obras mayores. Mayores milagros que los que Moisés hizo ante faraón; podemos pensarlo y pedirlo. 

IV. CONSCIENTES DE LA PRESENCIA DE DIOS EN NOSOTROS

Consciente es un adjetivo; lo empleamos para referirnos a alguien que está en pleno uso de sus sentidos y facultades mentales, es decir, que tiene consciencia total acerca de lo que piensa, dice y quiere o hace.

  • Cuando estemos consciente de que Dios esta dentro de nosotros, caminando y haciendo las obras a través de nosotros, nuestras acciones y declaraciones activarán el poder –dunamis- que está en nosotros. 
  • Esto es posible, cosas mayores haremos según el poder que actúa en nosotros. 
  • No limitemos al Dios de la gloria. No estamos esperando en Dios, Él está esperando en nosotros.
  • Amén, así sea, así será. El apóstol Pablo termina diciendo “a él sea la gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén.” Efesios 3:21 (Así sea) así se hará. 

Conclusión. Es una realidad que Dios vive en nosotros con todo Su poder. Renovemos nuestras mentes a través de la lectura, medición de la palabra de Dios y la oración. Recordemos, el poder está en nosotros. 

Comparte en redes sociales