Se han abordado diferentes puertas que el cristiano debe cuidar en su matrimonio; no solo para evitar el ataque y la destrucción del mismo por parte de satanás, sino, que también el obedecer a Dios, a través de estas puertas, le permite darle solidez a su hogar y tener las bendiciones, que han sido manifiestas desde el principio de la creación y están en el corazón de Dios para sus hijos.

Iglesia Cristiana PAI – Ministerio de Parejas – Devocional Agosto 6 /2019

Se habló de una puerta llamada comunicación, en cuanto a la manera de relacionarnos, hoy tratamos de otra puerta llamada lenguaje; haciendo referencia específicamente de lo que sale de la boca “las palabras”; recordemos los mensajes del sabio “La lengua apacible es árbol de vida; Mas la perversidad de ella es quebrantamiento de espíritu” Proverbios 15:4 (RVR 1960).Y es que Salomón tenía bastante claro el alcance de las palabras; se puede observar Proverbios 18:21; 17:28; 15:23; 10:19; 11:31; 15:1; entre otros muchos en la Biblia y demás escritores inspirados por Dios, entendieron lo que David, Juan y Jesucristo describieron “Todo fue creado por la Palabra”.

Recordemos que en nuestra boca debe estar llena de palabras gratas, amables conforme a Salmos 19:14.

Algunos cónyuges, olvidan con el tiempo, esa inspiración que fluía, cuando estaban en plan de conquista a su ser amado; se era especial, esencialmente con las palabras, el alago, el flirteo; el uso del buen lenguaje, se procuraba para tener la atención del otro. Eran palabras que producían tranquilidad, paz y armonía, a pesar de las diferentes circunstancias que se presentaban; con el transcurrir del tiempo esas palabras se van olvidando, dado que se gana confianza y/o pierden credibilidad; se transforman en un lenguaje cotidiano y algunas veces hieren y opacan el amor.

Ese buen lenguaje que se utilizó, logró conquistar a su ser amado; fueron Palabras de poder, que enamoraron y cautivaron a su pareja. Y es que el ser humano heredó ese poder de la naturaleza divina, es decir del ADN de Dios. Así lo manifestó Jesús “Porque de cierto os digo que cualquiera que dijese a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho. “Marcos 11:23 (RVR 1960)

Ese poder recibido, debe permanecer para bendecir, es expresar el bien decir, traer al aquí y al ahora el Reino al hogar, cuidando las palabras, re enamorando cada día a su cónyuge, sin maltratarle con palabras hirientes y poco decorosas, retomando el romanticismo sin que este pase de costumbre y sin que nunca falte en su tesoro; así lo manifestó quien ha sido La Palabra Viva (1 Juan 1:1) en Lucas 6:45 “El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca” Se trata de sacar lo mejor de sí mismo, para honrar y amar su cónyuge.

Pablo recomendó “Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes” Efesios 4:29 8RVR 1960).

Recuerde que, en los dichos de sus labios, debe haber inteligencia y amor; hasta para reconocer, pedir perdón y perdonar por esas faltas que han hecho daño a través de las palabras, y cuanto más necesarias para restaurar, expresar, agradecer y demostrar el amor y la presencia de Cristo en su matrimonio. Salomón lo dejó presente: “… El que guarda su boca guarda su alma;” y también mencionó “la lengua apacible es árbol de vida…”.

Recuerde siempre en su hogar, las palabras de agradecimiento, reconocimiento y exaltación a Dios y a su familia. Colosenses 3:14 “Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto” vs. 14 (RVR 1960). Amor perfecto que es la Palabra viva.

Comparte en redes sociales