“cuando Dios el Señor hizo la tierra y los cielos, aún no había ningún arbusto del campo sobre la tierra, ni había brotado la hierba, porque Dios el Señor todavía no había hecho llover sobre la tierra ni existía el hombre para que la cultivara. Dios el Señor plantó un jardín al oriente del Edén, y allí puso al hombre que había formado. Dios el Señor tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara.” Génesis: 2:1 (N.V.I)

Iglesia Cristiana PAI – Ministerio Infantil – Devocional Noviembre 1 /2019

En la porción de esta semana, nuestro Padre nos relata acerca de la creación, dentro de este relato, además nos enseña el Padre a través de ella que desde el principio Él pensó en el Hombre.

Podemos aprender con los versículos citados que al momento de la creación el mundo estaba desierto y vacío, que en la superficie de la tierra solo brotaba agua y no existían ni los árboles, ni la hierba, es decir no había vida, por lo menos vegetal. En este contexto podemos decir que el mundo era un desierto, así como podemos decir que en este contexto el hombre no podría sobrevivir ni existir.

Es aquí donde la bondad del Padre se manifiesta, al hacer existir al hombre y además afirma esta porción que el Eterno plantó un Jardín, un jardín que estaba destinado para el hombre que Él creó.

Si desglosamos estos versículos, que el Padre se dio el trabajo de plantar un jardín, además si revisamos el versículo 8 encontramos que este jardín estaba lleno de árboles hermosos, y toda clase de buenos frutos y apetecibles, y todo, con el objetivo de hacer prosperar allí al hombre, Dios sabía que en un medio desértico e inhóspito el hombre no podría vivir, por lo cual decidió no solo hacer un sitio habitable para él, sino que además lo hizo hermoso y delicioso. 

Amado, de este pasaje bíblico aprendemos que desde el principio la voluntad del Padre eterno no es sólo que el hombre exista, sino que además tenga una vida hermosa, próspera y placentera. El Padre quiere que el hombre pueda vivir y tener bienestar, de esto se trata, la protección de Dios hacia nosotros. 

Y si nos preguntamos ¿Cómo nos protege Dios hoy? 

El Padre nos ha dado su palabra, en ella esta plasmada toda su voluntad; pero su voluntad, como lo acabamos de ver, es que vivamos por lo cual su palabra está llena de mandamientos, de instrucciones de vida para que nuestras decisiones sean acertadas, para que vivamos en seguridad bajo su cobertura y podamos prosperar integralmente, en sociedad, en familia, en el trabajo, en lo espiritual.

Te invito a que te dediques a estudiar y a poner en práctica las instrucciones que Dios te da, para que su protección hacia ti se haga efectiva, el Padre te ama desde el principio por eso quiere protegerte.

¡Sonríe Jesús te ama!

Comparte en redes sociales