VIDA TRIUNFANTE

No permita que ningún consejo, influencia o persona pueda plantar en su mente ni en su espíritu ninguna información que contradiga la visión que Dios tiene del nuevo usted que es en Cristo.

La Biblia dice “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas” (Efesios 2:10). La nueva visión del nuevo usted que Dios creó en Cristo, se afianzará en su alma: cuando acepta y cree en el valor que tiene, por estar creado a imagen de Dios Génesis 1:26-27; cuando se identifica con Cristo, quien murió para redimirle, de manera que Dios en Cristo puede vivir en usted; cuando la información contenida en la Biblia es su base para creer en las ideas que Dios ha concebido acerca de usted; entonces usted tiene la mente de Cristo. “Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo” (1 de Corintios 2:16). Ahora usted está experimentado lo que Pablo dijo “y renovaos en el espíritu de vuestra mente” (Efesios 4:23): El espíritu de su mente ha sido renovado, usted piensa ahora como Cristo pensó.

La imaginación es de gran ayuda para liberar el poder de su fe cuando ésta imaginación esta basada en las promesas de Dios y en su plan de amor. A través de este nuevo conocimiento, esta naciendo en usted un milagro nuevo.

Ahora esta viendo al nuevo usted, renacido por medio de Cristo en Dios.  Ahora verá metas nuevas, logros nuevos y propósitos nuevos para su vida. recuerde: Jamás podrá darle a un blanco que no puede ver.

Ahora usted tiene un modelo para inspirarse: Su nombre es Jesucristo. El llevó el castigo que todos sus pecados merecían y pagó el precio para redimirle ante Dios de forma tan perfecta, que ahora El puede vivir en usted como vivió en Cristo. La Biblia dice “Cristo nos redimió de la maldición de la Ley, haciéndose maldición por nosotros (pues está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero)” (Gálatas 3:13).

Por el sacrificio de Cristo en la cruz del calvario, fuimos redimidos cuando creímos en Él, ahora Dios habita en nosotros, por esa razón tenemos garantizada la victoria en Cristo Jesús.

Comparte en redes sociales