LA FE PRECEDE AL MILAGRO

Texto Principal: Hebreos 11:6; Hechos 14:7-10

Introducción: Dios estableció una ley espiritual para ser salvo, sano y victorioso. La ley espiritual es la LEY DE FE. La fe no es posterior a los milagros; la fe precede a los milagros.

  1. LA FE NACE DE LA PALABRA DE DIOS

Fe es convicción, certeza, seguridad y la confianza basada en la Palabra de Dios: Inmutable, Eterna, Integra, Viva y Eficaz.

  1. La inmutabilidad de la Palabra de Dios. Mateo 24:35) “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”. (Salmo 119:89) `Para siempre, Jehová, permanece tu Palabra en los cielos”. (1 Pedro 1:23-25) “… mas la Palabra del Señor permanece para siempre. Y esta es la Palabra que por el evangelio os ha sido anunciada”.
  2. La Palabra del Señor es viva y eficaz. (Hebreos 4:12) 

Eficaz: gr., ‘energes’ se refiere a algo en acción, activo y efectivo. 

  1. OÍR, CREER Y RECIBIR

El Señor Jesucristo primero predicó el Evangelio y luego sanó a los enfermos. Primero se oye, luego se cree. La fe viene por el oír la Palabra de Dios. (Romanos 10:17) “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la Palabra de Dios”.

  1. El Señor Jesús predicó y enseñó la Palabra del Padre; los enfermos la creyeron y fueron sanados. (Mateo 4:23-24) “Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el Evangelio del Reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo…”. 

(Marcos 1:39) “Y predicaba en la sinagoga de ellos, y echaba fuera los demonios”. 

(Lucas 4:15) “Y enseñaba en las sinagogas de ellos, y era glorificado por todos”. 

(Lucas 5:17) “Aconteció un día, que Él estaba enseñando, y estaban sentados los fariseos y doctores de la ley, los cuales habían venido de todas las aldeas de Galilea, y de Judea y Jerusalén; y el poder del Señor estaba con Él para sanar”. 

(Marcos 2:1-2) “Entró Jesús otra vez … y les predicaba la Palabra”.

  1. Pablo y Bernabé en la ciudad de Listra. “Y allí predicaban el Evangelio” (Hechos 14:7).
  1. PRIMERO SE CREE, LUEGO SE RECIBE

En los Evangelios y en el Libro de los Hechos se hace énfasis en la fe como una condición para ser sanados.

  1. La sanidad del cojo de nacimiento. (Hechos 14:8-10) “Cierto hombre de Listra estaba sentado, imposibilitado de los pies, cojo de nacimiento, que jamás había andado. Este oyó hablar a Pablo, el cual, fijando en él sus ojos, y viendo que tenía fe para ser sanado, dijo a gran voz: Levántate derecho sobre tus pies. Y él saltó, y anduvo”.
  2. El Centurión creyó y su criado fue sanado. (Mateo 8:10,13) “Al oírlo Jesús, se maravilló, y dijo a los que le seguían: De cierto os digo, que ni aun en Israel he hallado tanta fe… Entonces Jesús dijo al Centurión: Vé, y como creíste, te sea hecho. Y su criado fue sanado en aquella misma hora”.
  3. El paralítico de Capernaum. (Mateo 9:2) “… y al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Ten ánimo, hijo; tus pecados te son perdonados”.
  4. La sanidad de los ciegos. (Mateo 9:29) “Entonces les tocó los ojos diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho. Y los ojos de ellos fueron abiertos…”.
  5. Por la fe la hija de la mujer cananea fue sanada y liberada. (Mateo 15:28) “… Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora”.
  6. La sanidad del leproso. (Lucas 17:19) “Y le dijo: Levántate, vete; tu fe te ha salvado”.
  7. Al que cree todo le es posible. (Marcos 9:23).

Conclusión: La fe precede a los milagros. Nuestro Padre Dios galardona a todos los que creen en Él. (Hebreos 11:6) “Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan”. (Marcos 9:23) `Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible”. 

Comparte en redes sociales