¿De dónde y por qué viene la soledad? La soledad es el producto de varias causas o factores que componen el comportamiento humano y de la sociedad. Existen muchas causas, pero la falta de comunicación puede ser la principal.

Apóstol Enrique Torra – La Familia 

Vivimos en una era donde las comunicaciones han sido revolucionadas. Podemos ver eventos en el mismo momento en que ocurren al otro lado del mundo. Podemos hablar con una persona en un instante, no importa cuan lejos esté, a través de los satélites que circundan la tierra; pero que difícil es la comunicación entre los cónyuges y entre padres e hijos. Nos podemos dirigir la palabra, pero no necesariamente nos estamos comunicando.

Cuando falta la comunicación entre familiares, es porque falta la sinceridad, ocultando algo que al sacarlo a relucir puede ser causa de más disgusto. Los disgustos causan ofensas y no nos gusta que nos ofendan. Si dejamos de lado nuestro egoísmo y nos abrimos a la comunicación, lo que nos ofende apenas será un recuerdo y nos daremos cuenta que los problemas se pueden arreglar. Se mantendrá la familia unida cuando se enfrenta la vida con sinceridad, firmeza y decisión.

Los monosílabos en nuestra conversación deben dar lugar a conversaciones francas, abiertas y aunque abran heridas, pronto se cerrarán y, aunque no lo creamos, serán instrumentos para unirnos y reconocer los errores. No olvidemos que los monosílabos son enemigos de toda buena comunicación.

La falta de comunicación es condenar a la otra persona a la soledad o a la búsqueda de otra persona que quiera escuchar o brindar un poco de cariño a quién lo necesite, que este condenado a la soledad.

Comparte en redes sociales