LA CONFESIÓN QUE PREVALECE

Texto Principal: Hebreos 3:1; 4:14; Números 13:30; Josué 14:6-14

Predicación Domingo 21 de Julio de 2019 – Apóstol Enrique Torra

Introducción: La fe tiene su testimonio, se expresa por sí misma y declara la Palabra de Dios. Una persona que tiene fe, habla como habla Dios; esto es, usa las mismas declaraciones de Dios para expresar su actitud hacia el pecado, la enfermedad y todas las demás necesidades del ser humano. Una persona que tiene fe, habla la Palabra de Dios, piensa los pensamientos de Dios y expresa los dichos de Dios. Esta es la forma en que la fe se expresa por sí misma, hablando lo que Dios dice, a esto es lo que la Biblia llama confesion.

  1. LA PALABRA DE FE DEBE ESTAR EN NUESTRA BOCA Romanos 10:8

Tenemos que hablar la Palabra de Dios. “Mas ¿qué dice? Cerca de ti esta la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos”. Romanos 10:8

  1. La confesión de la Palabra de Dios es la manera de expresarse la fe en nuestro testimonio. Apocalipsis 12:11. Al diablo lo vencemos por medio de la Sangre de Cristo y de la Palabra del testimonio. Esto es, por las Escrituras que repetimos.
  2. La confesión es el testimonio que da la fe de que lo que Dios dice es verdad y que nosotros creemos la Palabra de Dios con todo nuestro corazón.
  3. La confesión de la Palabra de fe, pone a Dios a trabajar para dar cumplimiento a toda Su Palabra.

2. LA IMPORTANCIA DE LA CONFESIÓN

Nada en nuestro andar como cristianos es más importante que la confesion. No me refiero a la confesión de pecados y faltas, o confesión de culpabilidad o fracaso; sino a la confesión de la Palabra de Dios en nuestra vida y testimonio diario. Me refiero a confesar lo que Dios ha dicho en Su Palabra con relación con nuestra salvación, sanidad y todas las demás bendiciones redentoras provistas por la muerte y resurrección de Cristo.

  1. El cristianismo es llamado una “confesión”. La palabra griega que ha sido traducida “profesión”, significa “confesión” en la mayor parte de los casos. “Confesión” o un reconocimiento. Hebreos 3:1
  2. Confesión en el lenguaje griego significa “Diciendo la misma cosa”, o un reconocimiento de la Palabra de Dios. Es decir lo mismo que Dios dice acerca de nuestro pecados, enfermedades, prosperidad financiera o de lo que respecta a nuestra posición en Cristo.
  3. Confesión es afirmación de una verdad bíblica que ocupa nuestra atención. Es repetir con nuestro labios las cosas que Dios ha dicho en Su Palabra y que nosotros creemos en nuestro corazón.
  4. La confesión de la Palabra de fe, es estar en común acuerdo con Dios.

3. SI CONFESEMOS LA PALABRA DE DIOS, POSEEREMOS TODO LO QUE NOS PERTENECE

“Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo”, o sanado, o prosperado. “Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación” Romanos 10:9-10. La confesión se hace para salud. No hay salvación o salud, sino hasta despues de haberse hecho la confesión.

  1. Confesemos antes de experimentar los resultados.
  2. La confesión viene primero, y el Señor Jesús, quien es el Sumo Sacerdote de nuestra confesión, responde, concediéndonos aquello que hayamos pedido.

4. CALEB Y LA CONFESIÓN DE FE 

“Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo: Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos” Números 13:30. La palabra “podremos” en hebreo es ‘Yakól’ o mas completo. La raíz primitiva; ser capaz, literalmente poder, alcanzar, conseguir, lograr, prevalecer.

  1. Caleb declaró: Yakól: “Más podremos nosotros que ellos”.
  2. Caleb vio los mismos gigantes que vieron los otros espías.
  3. Caleb tenía la conviccion de que poseía todos los recursos espirituales y fisicos para lograr la victoria. 
  4. Caleb confesó la Palabra de Dios Josué 1:5 Aferremonos a la fe que profesamos Hebreos 4:14

Conclusión. Nuestras palabras le dan dirección a nuestra vida. Cuando estemos enfermos, debemos declarar: Por Sus heridas soy sano. Cuando nos sintámos débiles, afirmemos: Jehová es la fortaleza de mi vida. Cuando estemos pasando por problemas financieros declaremos: El Señor suplirá todo lo que me falta. Cuando nos ataque el espiritu de temor, declaremos: Nada me podrá hacer daño. Mantengámos firme nuestra confesión de la Palabra de Dios. ¡Dios lo hará!

Comparte en redes sociales