Texto Principal: Juan 5:1-15

Predicación Domingo 7/04/19
Predicación en voz de Alberto Pineda
Predicación en voz de Danilo Rodríguez

Introducción: Betesda significa “casa de misericordia” o casa de la gracia”. En esa ciudad se encontraba el famoso estanque de cinco pórticos, donde los enfermos aguardaban la sanidad mediante las aguas. Fue allí donde el Señor Jesucristo sanó a un hombre enfermo que desde hacía 38 años era paralítico.

EL PODER MILAGROSO DE LA PALABRA DE DIOS

La Omnipotencia de Dios se hace visible a través de Su Palabra. Hebreos 1:3 “El  Hijo es el resplandor de la gloria de Dios, la fiel imagen de lo que El es, y el que sostiene todas las cosas con el poder de Su Palabra”.

  1. Dios es eterno, su Palabra es eterna.
  2. Cristo es el logos viviente, es la Palabra hecha carne. Juan 1:1, 14
  3. Cristo es la Imagen invisible de Dios. Colosenses 1:15
  4. La Palabra de Dios llama las cosas que no son como si fuesen. Romanos 4:17
  5. Todas las cosas que existen fueron creadas por la Palabra de Su poder. Heb. 11:3
  6. Dios es Omnipotente, su Palabra también lo es, no ha perdido el poder en sí, ni lo perderá.
  7. L declaración de la Palabra de Dios, produce los milagros. “Lo que diga será hecho” Marcos 11:23

EL ESTANQUE DE BETESDA

El estanque de Betesda estaba en Jerusalén, cerca de la puerta de las ovejas (abrevadero), tenía cinco pórticos y podía acoger a una gran multitud Juan 5:3, camino al Templo de Jerusalén donde se ofrecían los sacrificios.

  1. Un ángel descendía de tiempo en tiempo y agitaba el agua Juan 5:4
  2. La gracia sanadora de Jesús estaba presente en ese lugar.
  3. Junto al estanque, yacía una multitud de discapacitados. Ciegos, cojos y paralíticos que esperaban el movimiento del agua.
  4. Es la gracia de Dios para con los que sufren por las aflicciones físicas, económicas y espirituales.
  5. El primero que descendía al estanque después del movimiento del agua, recibía el milagro.

EL PARALÍTICO

Durante los 38 años de su enfermedad había deseado la sanidad, pero no la había recibido. Este hombre se encontraba desmoralizado, sin esperanza y resignado como los otros mendigos enfermos.

JESÚS LO VIÓ

El Señor siempre mira nuestros corazones, nuestro verdadero ser. La mirada del Señor no es de desprecio, sino llena de ternura, como la de un buen padre que ve a su hijo cuando esta caído.

  1. ¿Quiere ser sano? Si una persona no desea ser sana, no hay sanidad. La pregunta debía ser hecha. La respuesta revela el corazón.
  2. La respuesta del paralítico no fue “si”, fue una excusa de porque estaba enfermo. Estoy enfermo por culpa de ellos.

LEVÁNTATE TOMA TU CAMA Y ANDA

Cuando el Señor le dio la Palabra, al instante el hombre quedó sano, tomó su cama y echó a andar. Lo único que había allí era una necesidad desesperada, un poco de fe y la palabra de Dios hablada.

  1. Era día de reposo. No se permitía entre los judíos hacer ninguna obra en el día de reposo.
  2. Cuando el hombre sanado fue interrogado, culpo al Señor por haberle hecho romper la ley.

Conclusión. Muchos cristianos están como este hombre, aunque físicamente están bien, han perdido sus anhelos y su mente está paralizada, su cerebro ha dejado de producir, sus corazones han dejado de creer y su espíritu aventurero ha sido aplastado por las calamidades de la vida. No permita que su mente se paralice. Debe mantener su sentido de vida y aventura dentro de usted. Camine, aun cuando le digan que no puede porque es día de reposo (pensamientos religiosos) Haga lo imposible. No mire las circunstancias, mire al Señor.

Por Apóstol Enrique Torra

Comparte en redes sociales