Introducción: Vivimos en un mundo hostil, influenciado por el dios de este mundo, satanás. Diariamente nos enfrentamos a situaciones difíciles provocadas por nuestros enemigos. ¿Quién es nuestro adversario? Nuestro adversario es el diablo. (1 Pedro 5:8). Dios no nos dejó indefensos frente el enemigo, Él nos proporcionó la armadura para nuestra protección y victoria.

  1. ¿CUÁLES SON LOS ELEMENTOS DE LA ARMADURA?

La característica de los elementos de la armadura a excepción de la espada son defensivos. Esto significa que lo que nosotros debemos hacer es mantener nuestra posición en Cristo, en la victoria que él obtuvo en la cruz del Calvario. La Biblia dice en (Colosenses 2:15).

  1. Ceñidos vuestros lomos con la Verdad. La verdad es como un cinturón, que mantiene todo en su lugar. La Verdad es la Palabra de Dios. El Señor Jesús dijo en (Juan 17:17). Permanezcamos en la Palabra de Dios creyéndola y confesándola.
  2. Vestíos con la coraza de Justicia. La justicia nos proporciona protección contra el enemigo. Estar cubiertos con la coraza de justicia, nos capacita para sostenernos contra los ataques del enemigo. Fuimos justificados por la fe. Por eso, no aceptemos las acusaciones del diablo cuando traiga a nuestra mente todos los errores que cometimos en el pasado. 
  • La sangre del Señor Jesucristo nos limpió de todo pecado y el Señor nos impartió su Justicia gratuitamente (Romanos 3:21-24)
  • El diablo tratará de convencernos de que somos trapos de inmundicia, que estamos condenados y que Dios está muy lejos de nosotros. Que Dios nunca nos podrá usar por causas de todos los pecados que cometimos en el pasado. Esa es la mentira del diablo. La verdad, es que ustedes y yo, fuimos justificados; es decir, Dios nos declaró justos.
  1. Calzaos los pies con el apresto del Evangelio de la Paz. El evangelio de la paz nos proporciona la estabilidad y la seguridad para que nos paremos firmes contra el enemigo. El Señor nos comisionó para predicar Su Evangelio, las buenas nuevas de salvación por todo el mundo. Cumplamos con el mandato del Señor (Marcos 16:15) 
  2. Tomad el escudo de la Fe. El escudo de la fe nos proporciona una protección total. Por la fe apagamos los dardos de fuego del enemigo. Recuerde: es por fe.
  3. Tomad el yelmo de la Salvación. El yelmo o casco de la salvación protege la cabeza. Renovemos nuestras mentes con la realidad de nuestra salvación, esto nos protege. Muchos cristianos están enfrentando la crisis de fe; el diablo le está enviando pensamientos de que por más que se esfuerce, no será salvo. Esa es una gran mentira del diablo. La Biblia dice que somos salvos por haber creído en el Señor Jesucristo. (Romanos 10:9-10) La salvación es una realidad en nosotros, no es una promesa.
  4. Y la Espada del Espíritu. La espada del Espíritu es la Palabra de Dios; es la única arma ofensiva que tenemos; satanás no tiene defensa que pueda detener esta arma poderosa cuando la creemos y la hablamos con nuestras bocas. También podemos usar la espada del Espíritu para hacer avanzar el reino de Dios.

II. LA ORACIÓN

La oración permite que el poder de Dios fluya a través de nuestras vidas. (Efesios 6:18) 

  1. Debemos incrementar el tiempo de oración en nuestra vida diaria.
  2. Es la oración de combate. Por medio de la oración que entramos en el campo de batalla. Esta es la oración de combate; en el nombre del Señor Jesucristo resistimos, atamos y expulsamos al diablo y sus demonios. (Marcos 16:17-18) 
  3. La oración en el Espíritu Santo; Orar en Lenguas. La oración en el Espíritu Santo edifica nuestra fe (Judas 20)

Conclusión. Nuestros enemigos son las huestes demoníacas de satanás, quienes están siempre listas para combatirlos. El diablo es el padre de la mentira, todo lo que él habla es mentira. La Verdad es que el Señor Jesucristo venció al diablo, a la muerte, al pecado y a todos los poderes infernales. Jesús dijo en (Juan 16:33)

Comparte en redes sociales