LA ALABANZA Y LA GUERRA ESPIRITUAL

ABRAHAM, UN ADORADOR
7 diciembre, 2020
OFREZCAMOS A DIOS SIEMPRE SACRIFICIO DE ALABANZA
21 diciembre, 2020

LA ALABANZA Y LA GUERRA ESPIRITUAL

Texto Principal: Salmo 149; 1 Samuel 16:14-23; 2 Crónicas 20:19-22.

Introducción: La actividad de los hijos de Dios según el Salmo 149, tiene dos aspectos: 1) la adoración y, 2) la guerra espiritual. El deseo de alabar a Dios debe ir acompañado del deseo de oponerse enérgicamente al reino de satanás y a toda maldad. El Reino de Dios se establecerá completamente cuando las fuerzas hostiles de las tinieblas sean destruidas.

  1. LAS RECOMPENSAS Y LOS CASTIGOS

En el universo Dios estableció las recompensas y los castigos que reafirman la ley moral divina. 

  1. Cuando las personas ignoran el orden moral de Dios y abusan del cuerpo mediante el uso incorrecto de alimentos, bebidas alcohólicas o sexo, con toda seguridad experimentarán problemas de salud.
  2. Debemos abandonar las malas conductas y hacer lo correcto –lo que Dios manda-.
  1. EL REY SAÚL ATORMENTADO POR UN ESPÍRITU DEMONÍACO

Saúl se rebeló contra la Palabra de Dios, y se entregó a la influencia demoníaca; esa fue la razón por la que los espíritus inmundos lo atormentaron.

  1. La rebelión es como pecado de adivinación. “Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la Palabra de Jehová, Él también te ha desechado para que no seas rey” (1 Samuel 15:13).
  2. El rey Saúl vivió en constante desobediencia a Dios; y “El Espíritu de Jehová se apartó de Saúl, y le atormentaba un espíritu malo de parte de Jehová” (1 Samuel 16:14).
  3. Por la ausencia del Espíritu de Dios, los seres humanos están expuestos a la influencia de los demonios. El tormento que padeció Saúl consistió en un desorden mental cercano a la locura.
  1. CARACTERÍSTICAS DE LOS QUE MINISTRAN LA ALABANZA

Los criados del rey Saúl le dijeron: “Diga, pues, nuestro señor a tus siervos que están delante de ti, que busquen a alguno que sepa tocar el arpa, para que cuando esté sobre ti el espíritu malo de parte de Dios, él toque con su mano, y tengas alivio. Y Saúl respondió a sus criados: Buscadme, pues, ahora alguno que toque bien, y traédmelo” (1 Samuel 16:16-17). ¿Cuáles son las características? (1 Samuel 16:18).

  1. Sabe tocar bien. La palabra bien significa hábilmente; los músicos y cantantes deben ser hábiles.  Los siervos de Saúl sabían que debían encontrar un músico con habilidad. La habilidad aquí hace referencia a la Unción, la presencia de Dios.
  2. Valiente y vigoroso y hombre de guerra. La palabra ‘kjáil’ de la raíz primitiva ‘kjil’ significa: girar (de manera circular), específicamente danzar. También se refiere a una persona fuerte que es capaz de ahuyentar a los enemigos.
  3. Prudente en sus palabras. No habla por hablar.
  4. Hermoso. Apariencia, buen parecer.
  5. Jehová está con él. La presencia de Dios manifestándose en la vida del adorador.
  1. CUANDO ALABAMOS A NUESTRO PADRE DIOS, HAY LIBERACIÓN

Cada vez que el espíritu malo venía sobre Saúl, David tomaba su arpa y tocaba. 

  1. El espíritu malo se apartaba de Saúl. Cuando alabamos y adoramos a Dios, los espíritus malos salen. (1 Samuel 16:23) “Cuando el espíritu malo de parte de Dios venía sobre Saúl, David tomaba el arpa y tocaba con su mano, y Saúl sentía alivio y estaba mejor, y el espíritu malo se apartaba de él”.
  2. Josafat el rey de Judá vio la victoria que el Señor les dio como respuesta a la alabanza. La victoria vino de una manera poderosa cuando los Levitas comenzaron a alabar a Dios con fuerte y alta voz. “Y se levantaron los levitas de los hijos de Coat y de los hijos de Coré, para alabar a Jehová el Dios de Israel con fuerte y alta voz” (2 Crónicas 20:19).
  3. El resultado de la alabanza fue una victoria total. La Biblia dice que los que fueron designados para que cantaran al Señor y lo adoraran marcharon ante el ejército enemigo diciendo: “…Glorificad a Jehová, porque su misericordia es para siempre. Y cuando comenzaron a entonar cantos de alabanza, Jehová puso contra los hijos de Amón, de Moab y del monte de Seir, las emboscadas de ellos mismos que venían contra Judá, y se mataron los unos a los otros” (2 Crónicas 20:21-22).
  4. Cuando alabamos a nuestro Padre Dios, se ejecuta el juicio decretado sobre nuestros enemigos. (Salmo 149:5-9).

Conclusión. La alabanza y adoración a Dios, provoca Su manifestación entre nosotros. La presencia de Dios enfrenta a nuestros enemigos y nos da la victoria total. La Biblia dice que “Jehová saldrá como gigante, y como hombre de guerra despertará celo; gritará, voceará, se esforzará sobre sus enemigos” (Isaías 42:13).

Comparte en redes sociales