LA ALABANZA Y LA ADORACIÓN

TODO LO QUE USTED NECESITA YA EXISTE EN LAS MANOS DE DIOS
23 noviembre, 2020
ABRAHAM, UN ADORADOR
7 diciembre, 2020

LA ALABANZA Y LA ADORACIÓN

Texto Principal: Salmos 150; Salmos 100:4; Salmos 99:5

Introducción: David fue un hombre que supo cómo darle alabanza a Dios. La alabanza es una expresión de gratitud sincera y acción de gracias a Dios por todo lo que Él ha hecho por nosotros. Es una expresión física y vocal de nuestro sincero aprecio por Dios debido a todas las maravillosas bendiciones que nos ha dado.

  1. LA ALABANZA

Alabanza, Heb. ‘tehillah’, una celebración. Alabar es exaltar a alguien digno de enaltecimiento; alabamos o exaltación a Dios con cantos de admiración. 

  1. La alabanza es hablar bien de… expresar admiración por… halagar… felicitar… aplaudir… elogiar… exaltar.
  2. Alabar es hablar, o cantar, acerca de Dios – cuán maravilloso es Él, y lo que ha hecho por nosotros.
  1. ADORACIÓN

La adoración es la forma más alta de alabanza. Cuando adoramos, vamos más allá del pensar en todas Sus bendiciones maravillosas; en la adoración expresamos nuestra admiración y aclamamos a Dios por Su persona, carácter, atributos y perfección. Adoramos a Dios por lo que Él es.

  1. La adoración expresar reverencia… tener un sentimiento de admiración… inclinarnos ante el objeto de nuestra adoración… estimar el valor de…
  2. Adoramos a Dios por ser quien es y no sólo por lo que Él ha hecho por nosotros.
  3. Adoramos a Dios con nuestra mente renovada, desbordando espontáneamente nuestros pensamientos y emociones; lo que requiere de:
  • Una actitud del corazón;
  • Una concentración reverente en el Creador;
  • Un comienzo de contemplación interior del corazón;
  • Una profundidad de meditación acerca de la grandeza y la dignidad de Dios;
  • Entonces es un desborde espontáneo de estos pensamientos y emociones.
  1. La adoración es el derramamiento del alma en profundas expresiones de reverencia y admiración.
  2. Adoramos a Dios con nuestro cuerpo. “Postraos” ‘Shachah’; Postrarse, inclinarse ante alguien como un acto de sumisión o reverencia. En la adoración le rendimos homenaje a Dios. El significado primario de postrarse es rebajarse. La Biblia dice: “Exaltad a Jehová nuestro Dios, y postraos ante el estrado de sus pies; él es santo” (Salmos 99:5).
  1. LOS VERDADEROS ADORADORES

“Mas la hora viene, y ahora es cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren” (Juan 4:23-24).

  1. En Espíritu. Sólo podemos dar verdadera adoración a Dios a partir de nuestro espíritu. Adorar en espíritu es adorar de todo corazón. El adorar en espíritu también significa adorar a partir de nuestro espíritu por el poder del Espíritu Santo.
  2. En verdad. Adorar en verdad es adorar y permitir que el Señor escudriñe las profundidades internas de nuestro corazón. (Proverbios 20:27) “Lámpara de Jehová es el espíritu del hombre, la cual escudriña lo más profundo del corazón”.
  3. Limpiémonos. Como no podemos adorar a Dios en la carne, es importante que nos limpiemos de todo pensamiento carnal y maldad, para que nuestro espíritu pueda adorar a Dios por Su Espíritu Santo. (Colosenses 3:5) “Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y la avaricia que es idolatría”. “La palabra de Cristo more abundantemente en vosotros, enseñándoos y amonestándoos unos a los otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales. Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él” (Colosenses 3:16,17).

Conclusión. Adoremos a Dios con un corazón puro. La carne no puede adorar a Dios. Si nos despojamos de todo lo que no es de Dios, no quedará nada sino nuestro espíritu adorando por el Espíritu de Dios.

Comparte en redes sociales