Devocional Ministerio de Jóvenes

Iglesia Cristiana PAI

Maridos amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó así mismo por ella. Para santificarla habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra. A fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha”. Efesios 5:25 – 27 –  

La iglesia no es una estructura ni tampoco el templo hecho en piedra; somos todas aquellas personas que aceptamos a Cristo como nuestro salvador y nos congregamos en su Nombre.

La palabra nos dice que ya no tenemos mancha por que Cristo murió por nuestros pecados, entonces surge la pregunta ¿debería cuidar mi vida, si ya no hay mancha en mi? Juan 10: 10.

Si deberíamos cuidarla, ya que constantemente sufrimos ataques en todas las áreas de nuestra vida; el ser cristianos no nos garantiza una vida perfecta, nos garantiza que en toda ocasión Dios estará con nosotros cumpliendo sus promesas. Como en:

  • -Isaías 41:10 – Dios nunca nos deja solos
  • Isaías 53: 5 – Dios nos trae sanidad.
  • Filipenses 4:13 – Dios nos fortalece.
  • 2 corintios 12:10 – Dios nos da Gozo.

Nosotros como iglesia, como segundo templo debemos mantenernos limpios, sin pecado; por lo anterior, es nuestro deber vivir una vida de acuerdo a las enseñanzas de Jesús, de esta forma nos aseguramos en mantener el templo del Espíritu Santo limpio. Hay tres áreas generales en nuestra vida las cuales determinan nuestro diario vivir y que tan limpios estamos a la luz de la palabra:

Social: 1 juan 4:11 – Amor  mateo 12: 33 – Testimonio

Muchas personas confunden respeto y amabilidad con amor, pero ¿hemos comprendido el amor hacia los demás? ¿Somos capaces de amar a los que nos rodean? o ¿un mal testimonio nos detiene, para mostrar el amor?

Nuestro Testimonio en redes sociales, el vocabulario que usamos, las actitudes que tenemos, las miradas que hacemos, como ejercemos autoridad. Pueden marcar la diferencia en como expresamos el amor de Cristo para acercar o alejar a una persona de Dios.

Sentimental: Cantares 2:7 – 1 corintios 10-23

Las hormonas y los sentimientos no son malos, es algo natural y hace parte del propósito de Dios, él quiere que expresemos como nos sentimos como lo hizo Job, pero también que mientras lo buscamos, busquemos ser prudentes aplicando su manera de pensar y no buscando placer a medias (masturbación, pornografía, nudes, lastimando corazones) Dios nos pedirá cuentas. Y una de esa maneras es como cuide el corazón de los demás para dar testimonio y como cuide el mío para hacer su voluntad.

Ministerial: 1 Corintios 12:8-11 Efesios 4:11

Nos preocupamos normalmente por todos los aspectos de nuestra vida (mi carrera, mi hogar, mi pareja, mis sueños), esto no es malo, Dios quiere que vivamos y disfrutemos nuestra estadía en la tierra, pero ¿nos hemos preocupado por el ministerio que Dios nos ha encomendado aparte de la gran comisión? ¿Que estamos haciendo para descubrirlo o para ejercerlo si ya lo conocemos?

El ministerio se descubre en oración, ayuno, palabra y a medida que lo voy buscando él va revelando.

Salmo 3:3

Si la iglesia se presenta sin mancha ante Dios, podremos experimentar la gloria de Dios (milagros), tendremos salud y prosperidad, protección personal y para nuestra nación, la gloria de Dios fortalece el espíritu.

La meta siempre es conocer más de Dios, vivir en sabiduría (vivir moralmente de acuerdo a la voluntad de Dios), enamorándonos cada día más de Él y agradándolo.

Comparte en redes sociales