JESUCRISTO EL SANADOR; ÉL NO HA CAMBIADO

Texto Principal: Mateo 4:23-24; Salmo 103:2-5; Hebreos 13:8

Predicación Domingo 16 de Junio de 2019 – Apóstol Enrique Torra

Introducción: Jesús siempre predicaba y enseñaba. Algunas personas tienen la idea que Jesús solamente sanaba a cualquier persona que estuviera enferma donde quiera que la encontraba. Jesús sanaba a aquellos que le seguían y creían Sus palabras. Él aún sana hoy a aquellos que le siguen y creen en Su palabra. Jesucristo no ha cambiado. Hebreos 13:8 Jesucristo predicó y enseñó en la sinagoga, y sanó a los enfermos y liberó a los poseídos de demonios.

La sanidad divina incluye la recuperación física, la Biblia dice: “Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias; El que rescata del hoyo tu vida. El que te corona de favores y misericordias; El que sacia de bien tu boca de modo que te rejuvenezcas como el águila”. Salmo 103:2-5

I. EL ORIGEN DE LAS ENFERMEDADES

Las enfermedades tienen su origen en el infierno, son las obras del diablo, manifestadas a en raza humana después que “el pecado entró en el mundo por un hombre” –Adán-. Romanos 5:12

  1. Las enfermedades son azotes, aflicciones, congojas, tormentos. Las enfermedades son maldiciones Gálatas. 3:13; Deuteronomio 28:15-68. Por el pecado las enfermedades y las aflicciones recayeron sobre la humanidad.
  2. El hombre fue hecho a imagen y semejanza de Dios, creado perfectamente, creado para vivir saludable eternamente, él no fue creado para los sufrimientos físicos y morales. Dios quiere que vivamos en salud.
  3. Dios es bueno y todas las cosas buenas descienden del Padre de las luces. Santiago. 1:16-17, las enfermedades no son buenas, las enfermedades no viene de Dios.

II. JEHOVÁ- RAPHAH “Jehová que te sana” Éxodo. 15:26

La palabra hebrea ‘Rapha’ es uno de los siete nombres redentores de Dios, “Yo soy Jehová tu sanador”.

  1. Dios es nuestro Sanador. “Él es quien sana todas tus dolencias”. Salmo 103:3
  2. Dios dice: “yo quitaré toda enfermedad de  en medio de ti”. Éxodo. 23:25

III. EL MINISTERIO DE SANIDAD DEL SEÑOR JESUCRISTO Mateo capítulos 8 y 9

A donde quiera que el Señor Jesús iba, bendijo a la gente sanado a los enfermos y liberando a los endemoniados. La voluntad de Dios para nosotros es que disfrutemos de buena salud. 3 Juan 2. Miremos lo que el capitulo 8 del Evangelio de Mateo dice sobre la sanidad.

  1. Jesús sanó a un leproso Mateo 8:1
  2. Jesús sanó al siervo del centurión romano Mateo 8:5
  3. Jesús sanó a la suegra de pedro Mateo 8:14
  4. Jesús liberó a los endemoniados y sanó a todos los enfermos que le llevaron ese día Mateo 8:16
  5. Jesús liberó a los endemoniados de gadarenos. Mateo 8:28
  6. Jesús resucitó a la hija de Jairo Mateo 9:18
  7. Jesús sanó a la mujer del flujo de sangre Mateo 9:20-22
  8. Jesús sanó a dos ciegos Mateo 9:27
  9. Jesús sanó a un mudo, endemoniado Mateo 9:32
  10. Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio  del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia. Mateo 9:35

IV. JESUCRISTO ES EL SANADOR INMUTABLE Heb. 13:8

“Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos”. Jesús siempre predicaba y enseñaba, y luego sanaba a los enfermos. Jesucristo está vivo, él está sanando hoy a todos los enfermos que creen a su palabra, de la manera que lo hizo hace 2000 años.

  1. En todas partes que vemos al Maestro sanando a los enfermos en las calles, el los mercados, en las riberas del mar o en las sinagogas. Su compasión por los enfermos, nunca le permitía pasar por alto el clamor de los necesitados. Mateo 9:35-36
  2. Si Cristo estuviera en este lugar físicamente, no ignorará el clamor de los que sufren por causa de la enfermedad. Físicamente no podemos verlo hoy aquí, pero la realidad es que Él está con nosotros hoy. Mateo 28:20 Nosotros somos los representantes de Cristo aquí en la tierra. Si creemos Su Palabra, es igual a tenerlo a Él en persona

Conclusión: Jesucristo es el sanador y su compasión por los que sufren la aflicción de las enfermedades no ha menguado. Él es el mismo, Él sana hoy. Solamente cree, al que cree todo le es posible. Marcos 9:23

Comparte en redes sociales