Todos hemos escuchado siempre que el alma es inmortal y que cuando uno muere, o bien va para el cielo a estar en un lugar hermoso donde ya no hay dolor, ni enfermedad, ni nada de lo malo que hay aquí en este mundo. O va para el infierno a ser asado con una llama que nunca se apaga y allá será llanto y el crujir de dientes como lo dice Mateo 13:50.

Iglesia Cristiana PAI – Ministerio Infantil – Devocional Agosto 23 /2019

Pero alguna vez te has preguntado, ¿cómo hago para evitar llegar al infierno? 

Nuestro amado señor JESÚS, relató un hecho que no fue una parábola sino que fue un hecho real porque nos da nombres de las personas involucradas en esta narración: Así.- Había un hombre muy rico que hacía grades banquetes cada día y se vestía con gran esplendor, y a las puertas de su lujosa casa había un anciano llamado Lázaro que estaba hambriento y enfermo, solo esperaba que le dieran las sobras que caían de la mesa del hombre rico, como consuelo de sus llagas los perros las lamían y un día Lázaro murió y vinieron los ángeles a llevárselo, poco después murió el hombre rico y fue sepultado.

Estando el hombre rico en el Hades, vio a Lázaro con Abrahán y desde muy lejos llamo a Abrahán y le dijo: Padre Abrahán envía a Lázaro para que moje su dedo en agua y me refresque la lengua porque estoy en tormento con esta llama.

Abrahán le contestó, tú en la vida tuviste toda clase de bienes y Lázaro solo males, aquí es consolado y tu allá estas atormentado.

El hombre rico le suplicó a Abrahán, diciéndole que enviara a Lázaro para que fuera a la casa de los hermanos y les comentara las condiciones en que estaba, pero Abrahán le dijo que había un abismo entre ellos y que no era posible pasar, además donde estaban los hermanos tenían a los profetas y a Moisés, además tenían en ese tiempo la TORA, hoy tenemos a Jesús y la palabra de Dios “biblia”.

Para no ir a ese lugar llamado infierno, debemos aceptar al Señor Jesús en nuestro corazón.

Tienes una conciencia que Dios te dio para que hagas lo bueno y evites lo malo, deseches la tentación y estés en oración permanente con Dios, si sabes leer, lee la biblia, tienes una inteligencia úsala para hacer lo bueno. 

Pídele a Dios inteligencia, memoria, sabiduría, conocimiento, fe, amor, bondad y misericordia para que seas una persona ejemplar ante Dios y ante los hombres. 

¡Sonríe Cristo te ama!

Comparte en redes sociales