ENFOQUE SU MENTE EN LA IMAGEN DE LA NUEVA CREACIÓN

LA NUEVA IMAGEN DE LA NUEVA CREACIÓN
22 febrero, 2021
LA REVELACIÓN DE JESUCRISTO
8 marzo, 2021

ENFOQUE SU MENTE EN LA IMAGEN DE LA NUEVA CREACIÓN

Texto Principal: Génesis 1:27; Proverbios 4:10-13

Introducción: El valor propio y la autoestima son la ropa más noble que podamos vestir. Dios está en nosotros: este es el concepto más poderoso que podemos mantener. La vida que poseemos es aliento de Dios, lo que significa que Su amor está en nosotros en forma ilimitada sanando, bendiciendonos, y a la vez, bendiciendo a los demás por medio nosotros.

  1. SUEÑE Y HAGA REALIDAD SUS SUEÑOS

La gente que triunfa en la vida se concentra en lo que desea e ignora cualquier limitación que pueda enfrentar.  ¿Qué es lo que usted quiere con todo su corazón de la vida? Usted debe desear las cosas buenas que Dios creó en este mundo. Debe creer que han sido puestas aquí para usted, en sociedad con Dios, para disfrutarlas y usarlas para el mejoramiento de su mundo. Debe saber que el deseo que tiene de las buenas cosas es el deseo de Dios expresado en y a través de usted.

  1. Hágase  el propósito de jamás desacreditarse porque usted es de gran valor para Dios. (Isaías 43:4) “Porque a mis ojos fuiste de gran estima, fuiste honorable, y yo te amé; daré, pues, hombres por ti, y naciones por tu vida”. Recuerde que todo lo de Dios es canalizado a través suyo.
  2. Tome la determinación de nunca más degradarse asimismo, porque Dios lo creó a Su imagen.
  3. Sueñe más allá de lo que parezca posible, y desee todo lo que está soñando tener y Actúe para hacer esos sueños realidad.
  1. NUESTRA UNIÓN CON DIOS

Nuestra unión con Dios es real; estábamos separados de Dios por causa del pecado. (Isaías 59:2). El Señor Jesucristo dijo: “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer” (Juan 15:5).

  1. Nacimos de nuevo. (Juan 1:12-13) “Mas a todos los que lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios”.
  2. Somos la nueva creación (2 Corintios 5:17) “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”. . (Efesios 2:10) Nuestros pecados fueron perdonados y quitados. (Efesios 1:7) “En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia”; (1 Juan 1:7-9) “Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado. Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad”.
  1. EL DIOS OMNIPOTENTE EN NOSOTROS

Estamos conectados con las riquezas de Dios. Nada es imposible ni demasiado bueno para nosotros y Dios. Nuestros cuerpos son templo de Dios; Su presencia es real en nosotros. (2 Corintios 6:16).

  1. Somos templo de Dios. “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? (1 Corintios 3:16); (1 Corintios 6:19); “Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de Su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre!” (Gálatas 4:6).
  2. Veámonos de igual categoría a Dios. Somos miembros de la familia del linaje real de Dios. Él nos dejó la herencia de todas sus abundantes riquezas. 
  1. ENFÓQUESE EN LA NUEVA IMAGEN DE LA NUEVA CREACIÓN

Reconozca que las riquezas de Dios le pertenecen. 

  1. Dios creó abundancia por todas partes y la creó para que usted vive en prosperidad y éxito.
  2. Cuando descubra el Reino de Dios en usted, reconocerá que Dios no quiere que usted sea pobres ni inferior a nadie. 

Conclusión: Somos de la misma clase y categoría de Dios; todo lo que Él tiene y todo lo que Él es, es nuestro. Dios es bueno, generoso, ilimitado y abundante. Desde el principio de la creación Dios puso a Adán y a Eva en medio de total afluencia, hermosura, salud, riqueza y felicidad. Dios creó tanta abundancia en este planeta que hay suficiente para nosotros de cualquier cosa que podamos necesitar o desear, porque Dios la creó para nosotros.

Comparte en redes sociales