EMPERO LA SERPIENTE ERA ASTUTA.

Eva era una joven, inexperta, inocente, y le faltó la astucia o la malicia, para evitar lo que se le presentó, cual fue aceptar lo que la astuta serpiente le comunicaba que era ¿Con qué Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?

Iglesia Cristiana PAI – Ministerio Infantil – Devocional Agosto 3/2019

Eva que no sabía la maldad de la serpiente respondió a la serpiente: De los frutos de los árboles del huerto comemos; y en verdad ese era su alimento dado por Dios.

Y agregó, más del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para qué no muráis. Vemos que Dios les prohibió incluso no tocar el árbol y menos tocar su fruto, para que la tentación no estuviera a la distancia de un brazo, como sabemos la tentación es la cuota inicial del pecado. Santiago 1:14 nos dice “sino que cada uno es tentado cuando de su propia concupiscencia es atraído, y seducido”.

¿Qué es la concupiscencia? podemos decir que, se llama concupiscencia a sentir deseos (o exceso de deseos) no gratos a Dios. Recordemos que Dios le había prohibido a Adán y a Eva comer del fruto porque el día que de él comieres ciertamente morirás, y ahora todos sabemos que si pecamos no morimos inmediatamente, nuestro cuerpo sigue vivo, pero es nuestro espíritu el que sufre esa muerte que Dios les dijo a Adán y a Eva.

Eva sintió el mayor deseo de comer del fruto porque vio que era apetecible a la vista y la palabra dice: Y la concupiscencia, cuando ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, engendra muerte. Tenemos que Eva escuchó a la serpiente que le dijo que no moriría, sino que por el contrario conocería el bien y el mal, recuerda amados que eso sucede en este mundo muchas personas inducen a otras a violar las normas que Dios nos ha dado y llegamos a realizar acciones que son pecado a los ojos de Dios.

Eva no resistió la tentación y concibió el acto de arrancar la fruta y comió, pecando por desobediencia al mandato de Dios.

Buscó a Adán y este conociendo la prohibición, también comió, pecando por desobediencia, ahora vienen las consecuencias. Dios llama a Adán y este dijo me escondí porque estoy desnudo y dijo Dios, quién te dijo que estabas desnudo, y le dijo, comiste del árbol que te prohibí y por esa causa maldijo la tierra, y le dijo que con el sudor de la frente comería todos los días de su vida, y a la mujer aumentó el dolor al dar a luz los hijos y perdieron el sitio más hermoso de la tierra que era el Jardín del Edén, porque Dios los sacó de allí y puso una espada flameante en la entrada.

El ser humano cuando peca su espíritu muere, pero su cuerpo queda vivo por eso Adán vivió hasta los 930 años y murió.

Jesús es el primogénito de entre los muertos, es decir el primer ser humano que resucitó por el poder del Espíritu Santo y nos ha dado la potestad de ser Hijos de Dios Padre tal y como nos lo dice Juan 1:12 “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios. Ahora bien, si hijos también herederos de Dios y coherederos con Cristo Jesús, como lo dice en Romanos 8:17.

¡Sonríe Cristo te ama!

Comparte en redes sociales