EL TAMAÑO DE LA VISIÓN DETERMINA NUESTRA POSESIÓN

TODO SOBRE EL AMOR
20 julio, 2019
SOLO TU ERES EXCELENTE
22 julio, 2019

EL TAMAÑO DE LA VISIÓN DETERMINA NUESTRA POSESIÓN

Texto Principal: Génesis 13:9-14; 15:1-6
Predicación Domingo 28 de Julio de 2019 – Apóstol Enrique Torra

Introducción: Tenemos la capacidad de visionar lo que queremos tener, ser y hacer. La visión espiritual es el medio a través del cual Dios nos revela sus planes y propósito eterno por el cual fuimos creados. 

Antes de poseer lo que deseamos, tenemos que ver aquellas cosas en nuestro espíritu y actuar basados en la fe que profesamos. La gente de fe determinada y responsable, no se desviará de la visión. Hebreos 12:1-2 El que vea con el espíritu se hará fuerte, mientras que el que no vea se hará débil.

I. ABRAHAM HEREDERO DEL MUNDO Romanos 4:13

A Abraham el padre de la fe y padre de multitudes, Dios le enseñó el principio de la visión. 

  1. Visión para poseer la tierra. “Alza ahora tus ojos, y mira desde el lugar donde estás hacia el norte y el sur, y al oriente y al occidente. Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre”. Génesis 13:14-15 
  2. No es por la ley, es por fe. “Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo, sino por la justicia de la fe”. Romanos 4:13 
  3. Dios nos entregó la tierra como herencia. “Los cielos son los cielos de Jehová; y ha dado la tierra a los hijos de los hombres”. Salmo 115:16 
  4. La tierra es nuestra herencia “…Pero los que esperan en Jehová, ellos heredarán la tierra… Los justos heredarán la tierra, y vivirán para siempre sobre ella”. Salmo 37:9,29; Isaías 60:21

II. ABRAHAM Y LA VISIÓN GENERACIONAL

Dios llevó a Abraham a la dimensión sobrenatural a través de la visión del espíritu. La visión nos hace ver el plan de Dios. Primero la visión y después la posesión. Nuestra fortaleza o debilidad dependen en realidad del tamaño de la visión que tengamos.

  1. Con frecuencia nuestra vista se halla limitada a una perspectiva muy pequeña. No somos capaces de ver cosas mayores ante Dios. La clave es ver. Dios no obra en nosotros como consecuencia de que le hayamos pedido. Lo que él nos podía dar ya nos fue dado, y está a nuestra disposición.
  2. Visión generacional “Y lo llevó fuera, y le dijo: Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar, y le dijo: Así será tu descendencia” Génesis 15:5  La visión creció en el espíritu de Abraham. Lo llevó a fuera para que viera las estrellas y le dijo: “Así será tu descendencia…”.

III. CAMINE EN EL NIVEL DE LA VIDA DE FE

Santiago 2:18-24. La gente de fe le cree al Señor. Romanos 4:3; Gálatas. 3:6 Cuando un hijo de Dios camina en el nivel de la vida de fe, la palabra de Dios viene para afirmar su determinación. 

  1. Dios nos dice hoy: “Les voy a dar la tierra por herencia, porque las multitudes que vendrán necesitan tierra.
  2. Dios demanda acciones de fe. Abraham preguntó lo correcto: “¿En qué conoceré que la he de heredar? Génesis 15:8
  3. Abraham determinó  darle los diezmos y las ofrendas a Dios a través de un ministerio del Espíritu –Melquisedec- Génesis 14:18-20
  4. La acción de fe que le daría seguridad a Abraham era presentar una ofrenda con propósitos específicos Génesis 15:9-10 (diezmos, ofrendas, primicias y siembras con propósito) Presentemos una ofrenda de consagración. Dios nos hablará desde esa ofrenda de pacto. Gálatas 3:6-9,14
  5. Abraham ahuyentó las aves de rapiña: Miedo y gente mordaz. Génesis 15:11

IV. FE, VISIÓN Y ACCIÓN 

Dios se comprometió consigo mismo para hacer realidad nuestros sueños. Dios no está jugando, el nos saco del reino de las tinieblas para que realicemos cosas buenas y grandes para Su gloria. Génesis 15:1-8

  1. Abraham hizo su parte Génesis 17:23-27 Se circuncidó él, a su hijo Ismael y a todos sus criados.
  2. Esto significó que Abraham cortó pacto con Dios. Estamos en pacto con Dios.
  3. Dios no miente, El es íntegro, El cumple Su Palabra en nuestros días.

Conclusión: La visión del espíritu nos viene por la revelación, el rehema de la Palabra de Dios, esta se incrementará en nosotros en la medida que actuamos basados en ella por encima de cualquier circunstancia. Dios no nos confiará más a menos que nos encuentre fieles en lo que nos ha encomendado.

Comparte en redes sociales