EL SEÑOR ES MI PASTOR: JEHOVÁ -RÁ-AH-

Texto Principal: Salmo 22; 23; Juan 10:1-18; Isaías 25:8; 58:11; 40:10-13; Ezequiel 34:23-24; Apc. 7:16-17

Predicación Domingo 10 Noviembre de 2019 – Apóstol Enrique Torra

Introducción: Cuando el Rey David expresó estas palabras “Jehová es mi pastor”, lo hizo porque él sabía muy bien todo lo referente a este oficio, debido que en su juventud pastoreo las ovejas de su padre. David sabía que las ovejas son animales indefensos, temerosos y que necesitan ser guiados, ya que sin un pastor que las defienda o las guíe, es difícil que sobrevivan de los depredadores o del peligro de descarriarse.

I. JESÚS ES EL BUEN PASTOR Juan 10:11,14

Pastor, gr. polmen: Un apacentador, guiador de ovejas; uno que cuida, dirige, guía, atiende, alimenta y protege un rebaño. Este término se aplica metafóricamente a Cristo.

  • El buen pastor su vida da por las ovejas. En el Salmo 22 vemos al buen pastor dando su vida para redimir a la humanidad; este Salmo nos describe el sacrificio de Cristo en la Cruz del Calvario.
  • El pastoreo de Dios a la iglesia es permanente “… te pastoreará siempre” Isaías 58:11

II. YAHVÉ –RÁ-AH- JEHOVÁ MI PASTOR. SALMO 23

El salmo 23 nos presenta a Jehová como el gran Pastor quien hace provisión y cuida de las ovejas. (vv. 1-4) Debido que los peligros que enfrentamos por causa del enemigo que como león rugiente anda buscando a quien devorar, necesitamos ser guiados por El Señor y su palabra. Porque así como una oveja es cuidada, alimentada y guiada por su pastor, nosotros necesitamos ser pastoreados por EL BUEN PASTOR.

  • Nada me faltará (v.2): Él nos suple todo lo que necesitamos Filipenses 4:19
  • En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará. (v.2): Uno de los principales trabajos del pastor es buscar pastos y agua para sus ovejas. Pero también, un lugar en donde puedan descansar, debido a que las ovejas son animales muy torpes y dependientes del pastor. El Señor Jesucristo es el único que nos da descanso y la paz que el mundo no puede dar.
  • Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre (v.3). Confortar: “Dar vigor, animar, consolar a un apersona afligida”. (RAE) Hebreo, Shub, Strong #7725. Significa volverse, retirarse del punto de partida. Literalmente, arrepentirse, convertir, girar, cambiar…”
    Este es el proceso de transfiguración de nuestras almas. El alma es el asiento de la personalidad: el intelecto, las emociones y la voluntad. La transformación del creyente comienza con la reeducación del alma, es decir, la transformación de la mente.
    Esta tarea la lleva a cabo nuestro gran Pastor a través del Espíritu Santo y la Palabra. Romanos 12:2; Juan 6:63
  • “Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento” (v. 4). El valle de sombra de muerte se refiere a los momentos difíciles por los atravesamos en la vida: peligros, persecuciones o tiempos difíciles. El Señor está presente en medio de los momentos difíciles. Romanos 8:28
  • “Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando” (v. 5) Dios nos provee de todo lo que necesitamos. Sabemos que en medio de muchas dificultades o cualquier necesidad que tengamos, el dueño del oro y de la plata nos da la provisión espiritual, física y económica.
  • “Unges mi cabeza con aceite” (v. 5) el aceite: se usaban dos tipos de aceite, el empleado por los sacerdotes para ungir y el que se traían del oriente para ser utilizado como perfume, se alude a este último. 2 Corintios 2:14. Es la unción del Espíritu Santo en nuestras vidas.
  • “Mi copa está rebosando” (v. 5) Se refiere a la abundante Gracia que Dios nos ha dado por medio del sacrificio de Cristo, Él derramó su gracia (favor inmerecido) para que todo aquel que se arrepienta de sus pecados, cambie el rumbo de su vida y crea en Cristo.
  • “Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en la casa de Jehová moraré por largos días” (v. 6). La gracia viene de su plenitud, con toda provisión y poder, en la persona de Jesucristo. Juan 1:16,17. La bendición del Señor no añade tristeza. Proverbios 10:22.
  • “Y en la casa de Jehová moraré por largos días” (v. 6) Se refiere a la Eternidad con Dios. Esta es nuestra esperanza. 

Conclusión. El Señor nos pastoreará continuamente, nos da comida abundante en el desierto, nos da la salud física y seremos como un manantial al que no le falta agua. Isaías 58:11. No tendremos hambre ni sed, el sol no nos fatigara, ni calor alguno; porque el Cordero que está en medio del Trono nos pastoreará, nos guiará a fuentes de aguas de vida; y Dios enjugará toda lágrima de nuestros ojos. Apocalipsis 7:16-17; Isaías 49:10-13

Comparte en redes sociales