El Señor bendice la obra de nuestras manos

Escuche aquí el mensaje

Texto Principal: Deuteronomio 29:9; Josué 1:7, 8; Génesis 39:23; 41:35-49.

Introducción: “La bendición de Jehová es la que enriquece, y no añade tristeza con ella” Proverbios 10:22. Dios es la fuente de toda bendición, al conceder favores, es Dios solamente que puede bendecir. Dios profirió su bendición sobre nosotros sus hijos. Etimológicamente la palabra proferir, del latín ‘proferre’ se traduce como declarar o manifestar. Este término se encuentra compuesto por dos partes: El prefijo “pro-” que significa “hacia delante”, y el verbo “ferre” que es sinónimo de “producir”. Proferir se emplea como sinónimo de expresar, pronunciar, emitir, gritar.

I. LA BENDICIÓN.
La bendición de Dios es la fuerza que nos empuja hacia adelante para la obtención de todo el bienestar que necesitamos para vivir como Dios manda. La Biblia dice que “Dios utilizó su poder para darnos todo lo que necesitamos, y para que vivamos como él quiere. Dios nos dio todo eso cuando nos hizo conocer a Jesucristo. Por medio de Él, nos eligió para que seamos parte de su reino maravilloso”. 2 Pedro 1:3 (Traducción del Lenguaje Actual).

  1. La palabra hebrea para bendición es ‘Barak’ que significa abundancia, bienaventurado y dichoso. En al Antiguo Testamento la palabra ‘Barak’ se usa en relación al género humano.
  2. La primera declaración de Dios sobre el hombre que había creado fue la bendición. “Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; …” Génesis 1:28.
  3. La bendición del Señor es su habilidad que nos hace capaces para ser fructíferos y multiplicarnos.
  4. La bendición es lo contrario a la maldición.
  5. La bendición es como la lluvia o el rocío Ezequiel 34:26; Salmo 133:3.
  6. Dios es la fuente de la bendición, de todo don perfecto, todas las cosas buenas vienen de arriba. “Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación”. Santiago 1:17.

II. LA BENDICIÓN DE JEHOVÁ ES LA QUE ENRIQUECE.
“La bendición de Jehová es la que enriquece, y no añade tristeza con ella” Proverbios 10:22. La verdadera prosperidad es una bendición de Dios que no va acompañada ni de ansiedad ni de problemas.

  1. La bendición de Dios nos enriquece. La palabra enriquecer esta relacionada con la prosperidad.
  2. La palabra “prosperar – Heb. tsaléakj” quiere decir: Empujar hacia delante, éxito, lograr, pasar, avanzar, engrandecer.
  3. Dios quiere prosperarnos 3 Juan 2. Prosperidad es estar en paz, sabiendo que se tiene todo lo necesario para triunfar en la vida. Prosperaremos en todo porque somos bendecidos. Efesios 1:3.

III. JEHOVÁ VOLVERÁ A GOZARSE SOBRE TI PARA BIEN.
“Y te hará Jehová abundar en toda obra de tus manos, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, en el fruto de tu tierra, para bien; porque Jehová volverá a gozarse sobre ti para bien, de la manera que se gozó sobre tus padres”. Deuteronomio 30:9. Cuando los patriarcas fueron prosperados, Dios se gozó.

  1. Abraham: “era riquísimo en ganado, plata y oro”. Génesis 13:1-2.
  2. Isaac: “… y cosechó aquel año el ciento por uno; y lo bendijo Jehová. Se enriqueció y fue prosperado, y se engrandeció hasta hacerse muy poderoso. Poseía hato de ovejas, hato de vacas y mucha servidumbre; y los filisteos le tuvieron envidia”. Génesis 26:12-14.
  3. Jacob: “Y se enriqueció Jacob muchísimo, y tuvo muchas ovejas, siervas y siervos, camellos y asnos”. Génesis 30:43.
  4. José hijo de Jacob: “Pero Jehová estaba con José, quien llegó a ser un hombre prospero, y vivía en la casa del egipcio, su amo… No necesitaba atender el jefe de la cárcel cosa alguna de las que estaban al cuidado de José, porque Jehová estaba con José, y lo que él hacía, Jehová lo prosperaba”. Génesis 39:2,23.
  5. Cuando los hijos de Dios prosperan, el Señor se goza porque Él ama la paz –prosperidad- de sus siervos. Salmo 35:27.

IV. LA BENDICIÓN ESTA SOBRE LOS QUE OBEDECEN SU PALABRA Deuteronomio 11:27.
La obediencia es la fe en acción. Actuar sobre la Palabra de Dios es obediencia. Literalmente la palabra obediencia en el Antiguo Testamento quiere decir: ‘oír inteligentemente, con docilidad, prestar atención fielmente’. En el Nuevo Testamento la obediencia es ‘escuchar con atención, acatar sumisamente, oír bajo (como subordinado).

  1. Reciba el mensaje con atención y póngalo por obra. Guarde el mandamiento, la Palabra de Dios.
  2. Esto es lo que Dios dice: “Ahora, pues, oh Israel, oye los estatutos y decretos que yo os enseño, para que los ejecutéis, y viváis, y entréis y poseáis la tierra que Jehová el Dios de vuestros padres os da”. Deuteronomio 4:1. El éxito viene como resultado de obedecer a la Palabra de Dios.

Conclusión: Dios nos dio el poder para hacer las riquezas, “Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su Pacto que juró a tus padres, como en este día”. Deuteronomio 8:18. Piense en grande. Piense en abundancia. Hable en grande. Oír y creer la Palabra de Dios con atención y ponerla por obra es el fundamento para ser prosperados.

Comparte en redes sociales