EL MINISTERIO DEL ESPÍRITU SANTO AL MUNDO

Texto Principal: 1 Juan 1:7; 14:12; 2 Corintios 5:21

Predicación Apóstol Enrique Torra – Domingo 1 de Marzo 2020

Introducción: Cuando Cristo vino a la tierra como hombre, tuvo un ministerio que cumplir y cuando lo cumplió, regresó al Padre. Su ministerio tenía un límite de tiempo. Así también, en su tiempo señalado, el Espíritu Santo vino al mundo con una misión definida que cumplir. Este ministerio se está realizando ahora en nosotros y por medio de nosotros y continuará hasta ser completado, pero en el tiempo señalado Él ascenderá al cielo.

I. EL MINISTERIO DEL SEÑOR JESUCRISTO

El ministerio de Cristo requirió que Él se hiciera hombre a fin de tomar legalmente el lugar del hombre. Por consiguiente, Él fue revelado a los sentidos físicos del se humano, Juan dijo “Lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos mirado, y palparon nuestras manos tocantes al Verbo de Vida”. (1 Juan 1:7).

  • Cristo como hombre, pudo ser visto y tocado por el hombre, por lo tanto, su ministerio ha sido más real para nosotros que el ministerio y la persona del Espíritu Santo, con el cual no podemos comunicarnos por medio de los sentidos físico. 
  • Podemos formar un cuadro mental de Cristo, pero no del Espíritu Santo.
  • Cristo fue manifestado como hombre, en un cuerpo como el nuestro. La Biblia dice: “… Dios fue manifestado en carne, justificado en el Espíritu, visto de los ángeles, predicado a los gentiles, creído en el mundo, recibido arriba en gloria” (1 Timoteo 3:16)
  • El ministerio terrenal de Cristo fue local, Él estaba solamente en un lugar sobre la tierra. Ahora Él tiene su posición como Mediador entre Dios y el hombre (1 Timoteo 2:5; Hebreos 8:9). 

II. EL MINISTERIO DEL ESPÍRITU SANTO EN EL MUNDO

El Espíritu Santo fue el agente divino en la creación del mundo físico, Él impartió vida, forma y energía a la materia muerta para que se desarrollase (Génesis 1:2).

  • Cristo le enseñó a sus discípulos que otro Consolador vendría a tomar su lugar (Juan 14:15-18).
  • Si el Espíritu Santo tomó el lugar de Cristo, sabemos que Él está haciendo lo que Cristo haría si estuviera aquí. 
  • Si Cristo estuviera aquí en forma corporal como lo estuvo antes de su ascensión, su ministerio consistiría en revelar al hombre lo que Él hizo por medio de su muerte y resurrección. Su propósito sería mostrar a cada individuo que Él fue hecho pecado para el mundo a fin de que el hombre pudiera ser hecho justo. Mostraría también a todo hombre lo trágico que es rechazar ese sacrificio de sustitución.
  • El advenimiento del Espíritu Santo al mundo y Su ministerio es tan real y tan definido, como lo fue la encarnación y el ministerio terrenal de Cristo. 
  • Ha sido misterioso para nosotros porque no ha habido una revelación del Espíritu Santo a los sentidos físicos del hombre como la hubo de Cristo.
  • El propósito del ministerio del Espíritu Santo sobre la tierra no es el mismo que el ministerio terrenal de Cristo. Cristo vino como el sustituto del hombre para pagar la pena de alta traición de Adán. Eso demandó que se identificara con el hombre.
  • El Espíritu Santo no podía venir en un cuerpo humano como vino Cristo. Su ministerio no podría realizarse de esa manera. Él vino para impartir la naturaleza de Dios al espíritu del hombre.
  • El Espíritu Santo no vino en un cuerpo humano sino para habitar en los cuerpos de aquellos que han llegado a ser la nueva creación en Dios. 
  • Su venida fue tan positiva, y tan definida como la venida de Cristo en la encarnación. 
  • La Tercera Persona de la Divinidad, está realmente aquí sobre la tierra actuando en y por medio del Cuerpo de Cristo –la iglesia-.

Conclusión. El imperativo para nosotros es “… antes sed llenos del Espíritu Santo” (Efesios 5:18). El bautismo del Espíritu Santo es una experiencia diferente al nuevo nacimiento, aunque el nuevo nacimiento es la obra del Espíritu en nuestro espíritu, es la llenura total de nuestro ser por el Espíritu Santo lo que nos capacita para hacer las obras de Cristo aquí en la tiera (Juan 14:12).

Comparte en redes sociales