EL HOMBRE NATURAL: CÓMO SACIAR SU VACÍO INTERIOR

ES HERMOSA LA HEREDAD QUE ME HA TOCADO
18 mayo, 2020
APUNTE PASTORAL
25 mayo, 2020

EL HOMBRE NATURAL: CÓMO SACIAR SU VACÍO INTERIOR

Texto Principal: 1 Corintios 2:14
«Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente».

Por Pastor Enrique Torra Predicación 31 Mayo/2020

Introducción: El impulso que hace que el hombre sea un drogadicto, jugador de juegos de azar o un aficionado al cine, es la búsqueda desesperada de realidad que emprende su corazón, es la búsqueda de su espíritu por la llenura de ese vacío interior y por la realización de su vida espiritual, emocional, física y social. Nadie podrá encontrar la plenitud de la vida y la satisfacción de su ser interior a través de los placeres de la vida, no estará satisfecho plenamente con las cosas que le producen sus sentidos. La única manera de encontrar la satisfacción de su espíritu y alma es a través del Señor Jesucristo; el hombre debe aceptarlo como su único y suficiente Señor y Salvador de su vida. En ese momento termina la búsqueda.

I. EL HOMBRE ES UN SER TRIPARTITO (1 Tesalonosenses 5:23)

El hombre no sabía que su hambre era espiritual y se dedico a buscar la respuesta a través de las cosas que sus sentidos le expresan. Solo Dios puede proporcionar lo que el hombre necesita.

  1. El espíritu es el verdadero hombre creado a imagen de Dios y con la capacidad de caminar en comunión con Dios.
  • El espíritu es el que puede entrar en contacto con el mundo espiritual.
  • El hombre sin Dios en su corazón está incapacitado para conocer y comunicarse con Dios por que su espíritu está muerto en sus delitos y pecados (Efesios 2:1-4).
  • El hombre no puede comunicarse con Dios a través de sus cinco sentidos. (Olfato, vista, tácto, oído y el gusto). No es por vista, es por fe (2 Corintios 5:7). Dios es Espíritu (Juan 4:24).

2. El alma: Es el asiento de la personalidad y se expresa a través de:

  • El intelecto: es la capacidad para entender, es la potencia cognoscitiva racional del alma humana. (Diccionario de la Real Academia Española). Cuando Dios creó al hombre, le dio una mente. La capacidad intelectual que Adán tenía era tal que fue capaz de ponerle nombre a todos los animales de la creación (Génesis 2:19-20).
  • La voluntad: es la facultad que Dios el Padre le dio al hombre para decidir y ordenar su propia conducta. Es la libre determinacion o libre alvedrío, el poder para elegir y la capacidad para escoger y decidir sobre sus propios actos. El deseo del Padre era tener comunión con el hombre, no como respuesta a un instinto, sino como resultado del amor por su propia determinación.
  • El cuerpo: El cuerpo humano es donde vive el verdadero ser que es el espíritu. El cuerpo humano tiene como propiedad los cinco sentidos a través de los cuales percibe las cosas del mundo natural.

II. EL HOMBRE MUERTO EN SUS PECADOS (Efesios 2:1)

La muerte es una naturaleza, es la naturaleza satánica manifestada en el ser humano que entró en él por causa del pecado (Romanos 5:12, 17). El hombre perdió la naturaleza de Dios, la Vida (Zoe), la vida abundante (Juan 10:10). La entrada de la muerte le trajo terribles consecuencias al ser humano.

  • Sentimiento de condenacion: El sentimiento de culpa, inferioridad, fracaso y debilidad le hacen razonar y ese razonamiento es su propia filosofía que lo hace ser cobarde.
  • Cree que no es suficientemente bueno para orar o para que sus oraciones sean respondidas.
  • Hace oraciones desesperadas y penitenciales.

El hombre sin salvación tiene una conciencia de pecado que lo domina -un complejo de inferioridad espiritual, un sentimiento de que no es digno-. Está gobernado por la duda, y el conocimiento sensorial. 

III. LA NECESIDAD DEL NUEVO NACIMIENTO (Juan 3:1-15)

Nicodemo, un principal entre los judíos, un miembro del Sanedrín, representaba el judaísmo aristocrático; bien intencionado pero sin la luz de la revelación de la Palabra de Dios. Este hombre vino a Jesús de noche para encontrar las respuestas a sus inquietudes espirituales.

  • Jesús le respondio con el Nuevo Nacimiento. “El que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios” (Juan 3:3). Nacer de Nuevo es nacer de “arriba” (Juan 3:31; 19:11).
  • El Nuevo nacimiento o regeneración es el acto por el cual Dios el Padre le da la vida Eterna a quien cree en Cristo. Nacer de nuevo es recibir la naturaleza divina (Juan 1:12-13). Es nacer del Espíritu (Juan 3:8). “El viento sopla…” la palabra griega pneuma significa a la vez, viento y espíritu.
  • Es la resurrección del espíritu del hombre que estaba muerto en el pecado (Efesios 2:5-10).
  • El creyente viene a ser miembro de la familia de Dios con todos sus derechos.

IV. SALVOS Y PERDONADOS (Hechos 4:12; 16:31; Efesios 1:7; Apoclipsis 1:5)

Cuando el ser humano acepta por la fe al Señor Jesucristo como su único y suficiente salvador personal y, lo hace el Señor de su vida, todo cambia.

  • Recibe perdón de pecados. Es libre de la condenación, de la culpa y del infierno eterno.
  • Recibe la justicia de Dios.

Conclusión: El hombre como ser espiritual, solo puede ser satisfecho por el Espíritu de Dios, por la vida de Dios. Dios es Espíritu y sólo a través de nuestro espíritu regenerado es que podemos tener comunion con Él.

Comparte en redes sociales