EL GOBIERNO DEL ESPÍRITU

Lucas 10:19; Hebreos 2:5-8

Predicación del Apóstol Enrique Torra 7 Junio/20

Introducción: El hombre fue creado para ejercer autoridad y tener dominio. Cuando Dios creó a Adán le dio el gobierno de la tierra, el control y dominio sobre todos los recursos (Génesis 1:26; Salmo 8).

I. EL DOMINIO Y LA AUTORIDAD DEL HOMBRE (Hebreos 2:5-8)

El hombre ocupó un maravilloso lugar en el corazón de Dios desde el día de su creación. El hombre fue hecho una sombra menor que ELOHIM (Salmo 8:3-9)

  1. (Hebreos 2:5-8) Es una revelación del dominio de Adán. La última parte del versículo 8 muestra que ya el hombre no tiene ese dominio. 
  2. El dominio que perdió Adán le fue entregado a Cristo con base en su muerte en la Cruz por la humanidad.
  3. Tal vez no alcanzamos a entender en su plenitud la manera como gobernó Adán; (Hebreos 1:3) dice que Cristo sostiene todas las cosas por la Palabra de su poder. Este texto bíblico nos revela la manera como Adán gobernó sobre la creación de Dios.
  4. Adán reinó sobre la creación a través de la palabra. Su voz, era como la voz del Creador del universo.
  5. Adán sabía que era una autoridad tan completa sobre la creación que tenía el derecho legal de conferir este dominio a cualquier otro ser.
  6. Adán, voluntariamente se sometió al régimen de la muerte para servir como esclavo en el reino de las tinieblas, y entregó todos los derechos sobre la tierra que Dios le había dado.
  7. La muerte espiritual lo desconectó de Dios quien es la fuente de poder y autoridad (Mateo 28:18).
  8. La muerte rompió la comunión y relación de Adán con el Padre (Isaías 59:2).

II. EL IMPERIO DE LA RAZÓN (Romanos 8:1-11)

Cuando Adán pecó, se quebrantó la unión de la humanidad con Dios y se separó la palabra del hombre  de la palabra de Dios. El hombre cayó del reino de la habilidad de Dios al reino de la habilidad humana.

  1. En el reino de la habilidad humana comenzó a depender de sus propios recursos: Los recursos del hombre están limitados a su mente y su cuerpo.
  2. La mente del hombre puede derivar su conocimiento únicamente a través de los sentidos y de su cuerpo físico. Los cinco sentidos se convirtieron en las ventanas de su mente. El hombre comenzó a formarse los conceptos del mundo y de sí mismo a través de sus cinco sentidos y ordena su vida según los que ve, lo que oye, lo que palpa, lo que huele y según el sabor de lo que siente.
  3. Los sentidos traen lo material a la mente y el razonamiento del hombre llega a sus propias conclusiones a través de los sentidos.
  4. La fe murió, lo sobrenatural se perdió y el razonamiento nació.

II. LA MENTE CARNAL ES ENEMIGA DE DIOS (Romanos 8:7)

La mentalidad carnal se compone de las deducciones que el hombre saca de las sensaciones que percibe a través de los sentidos físicos.

  1. CARNE: En el sentido moral, significa la oposición a Dios. Pablo la describe como un poder personal con sentimientos y actividad propios, contrarios al Espíritu Santo. Actúa arbitrariamente según sus propios instintos (Romanos 8:5; Colosenses 2:18). 
  2. Los designios de la carne son enemistad contra Dios (Romanos 8:7).
  3. Satanás cegó el entendimiento de la humanidad (2 Corintios 4:4).

IV. LA CONEXIÓN DEL ESPÍRITU HUMANO CON DIOS Y SU PALABRA

Cuando el hombre por medio de la fe acepta al Señor Jesucristo como su Salvador y el Señor de su vida, se inicia la nueva conexión entre el hombre y Dios y la unión de la Palabra de Dios con la palabra del hombre.

  1. Dios despierta –confirma– la palabra y cumple el consejo de sus mensajeros (Isaías 44:26).
  2. Ahora lo que el un hijo de Dios diga creyendo, será hecho (Marcos 11:23).

V. EL DOMINIO SOBRE LOS MUNDOS FLUYE DEL ESPÍRITU HUMANO RENACIDO.

Así como el mundo natural es una realidad para nosotros, el mundo espiritual también es una realidad aunque no lo podamos percibir a través de los cinco sentidos.

  1. Legalmente somos los representantes, embajadores de Dios aquí en la tierra (2 Corintios 5:20).
  2. Nuestro espíritu renacido debe tomar el control sobre el alma: Intelecto, emociones y voluntad. La mente debe ser renovada por la Palabra de Dios (Efesios 4:23) Las emociones y la voluntad deben estar sujetas al espíritu (Gálatas 5:16-18).

Conclusión: La Biblia dice: “Muchos más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia” (Romanos 5:17). Para reinar, sobre el mundo espiritual y natural, es necesario que la autoridad espiritual fluya desde nuestro espíritu regenerado a través del alma. Declare: “Todo lo puedo en Cristo” (Filipenses 4:13) En Dios haremos proezas (Salmo 60:12) Mayor es el que está en mi (1 Juan 4:4)

Comparte en redes sociales