La Familia
28 agosto, 2019
Apunte Pastoral
2 septiembre, 2019

El deseo ha sido llamado el fuego que produce el calor

El deseo ha sido llamado el fuego que produce el calor que genera el vapor que impulsa la voluntad.

Apóstol Enrique Torra – Principios para una vida triunfante – Septiembre 1 /2019

Cuando sus deseos se unen con los deseos de Dios y su voluntad se mezcla con la voluntad de Dios, entonces la fuerza del amor de Dios comienza a crear en usted la vida abundante. 

Deje que dentro de usted surja una profunda resolución que diga: Jamás volveré a vivir en el fracaso, la mediocridad, la enfermedad o la pobreza. Jamás volveré a vivir con celos, resentimientos, temores o culpabilidad. Jamás volveré a vivir en la soledad ni decepcionado ni con dudas o hipotecas no pagadas.

El fuego de los deseos arde en mí, anhelando una mejor vida y salud, más amor, grandes éxitos, una relación más íntima con Dios, prosperidad, paz y felicidad.

Reconozca que esos deseos son el producto de Dios obrando en su vida para querer y hacer según Su buena voluntad. “Pues Dios según su bondadosa determinación, es quien hace nacer en ustedes los buenos deseos y quien los ayuda a llevarlos a cabo” Filipenses 2:13.

El primer principio para obtener la vida abundante es descubrir el valor que usted tiene; reconocer el hecho de que usted fue creado a imagen de Dios para tener Su estilo de vida y realizar Su propósito en la tierra.

El segundo principio es identificarse con lo que Cristo hizo en su lugar. El asumió el juicio en contra de sus pecados, de manera que usted estuviera en paz con Dios de nuevo, como quiso que estuviera cuando lo creó.

El tercer principio es conocer que el plan del amor de Dios sólo contiene buenas nuevas. Que la salud, la felicidad, la paz, la prosperidad y la autorrealización son bendiciones buenas que Dios proveyó para Sus hijos. Así que desear la vida exitosa es un derecho que usted tiene.

El Señor Jesucristo dijo: “…Yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia”. Juan 10:10; “Las obras que yo hago, ustedes las harán también” Juan 14:12 

Es así porque el ha venido a vivir en usted. ¡Deje al verdadero Cristo resucitado permanecer y vivir en usted! Todo lo que Cristo es, ¡lo es usted!

Comparte en redes sociales